Ya está en vigor la nueva Ley de Seguridad Vial

200401022 guardia civil.jpg

Tráfico ya puede retirar el carné un año a quien acumule tres infracciones muy graves. El exceso de velocidad, saltarse un ceda el paso o un stop, o efectuar un adelantamiento inadecuado también supondrá la pérdida del permiso de conducir. Conducir bajo los efectos del alcohol, las drogas o a una velocidad desproporcionada también serán factores severamente castigados por la nueva normativa. Además, serán los propios agentes de la Guardia Civil de Tráfico quienes podrán determinar la retirada inmediata del permiso de conducir.

La nueva Ley de Seguridad Vial, que prevé la retirada del carné de conducir durante un año a los conductores que acumulen tres infracciones muy graves durante dos años, ya está en vigor. Esta medida se encuadra dentro del Plan Especial de Seguridad Vial que el Gobierno ha diseñado para el 2004. Hasta la fecha, la suspensión era de tres a seis meses y el infractor podía fraccionar la sanción a su conveniencia.

Tráfico determina infracciones muy graves la conducción temeraria, negarse al sometimiento de las pruebas de alcoholemia o de sustancias estimulantes y sobrepasar en el 50% la velocidad autorizada, siempre que ésta sea superior a 30 km/h. Tráfico devolverá el carné a los infractores reincidentes que superen un examen de reciclaje y reeducación vial. Conducir bajo los efectos del alcohol, las drogas o a una velocidad desproporcionada también serán factores severamente castigados por la nueva normativa.

A partir del 1 de octubre entrarán en vigor unas normas que prevén penas de prisión de tres a seis meses y suspensión del permiso de conducir entre uno y cuatro años. También se les retirará el permiso de conducir-durante un periodo de tiempo a estudiar por las autoridades- a quienes incurran en faltas graves, como exceso de velocidad, saltarse un ceda el paso o un stop, o efectuar un adelantamiento inadecuado.

Atendiendo a la nueva ley, agentes y policías podrán retirar el permiso de conducir a aquellas personas que sean sorprendidas conduciendo sin encontrarse en las condiciones físicas adecuadas. Llevar un vehículo sin carné comportará la imposibilidad de obtener un permiso o licencia durante un año. Además se le confiscará el automóvil.

A partir del 23 de este mes, los conductores de autobuses y camiones de mas de 3.500 kilos deberán vestir un chaleco reflectante cuando se bajen de los vehículos y tengan que transitar por la calzada o el arcén. La medida, a partir del 23 de julio, será generalizada para todos los conductores.

El nuevo reglamento obliga a cualquier persona mayor de tres años, y que no supere los 1,50 metros, a utilizar un sistema de sujeción homologado a su peso y a su talla. A los ciclistas se les permite circular en columna de a dos como máximo. El nuevo reglamento obliga a los aficionados a la bicicleta a vestir prendas reflectantes a partir de que se ponga el sol.

SANCIONES ADMINISTRATIVAS

Examen y reeducación: Aquel conductor que cometa tres infracciones muy graves en el plazo de dos años -como conducir con una alta tasa de alcoholemia o de forma temeraria-, se le retirará el permiso de conducir durante un año, tendrá que volver a examinarse y se le impondrá una multa. Tráfico devolverá el carné a los infractores reincidentes que superen un examen de reciclaje y reeducación vial.

Ciclomotores: Los conductores de ciclomotores que cometan dos infracciones graves o una muy grave, en el plazo de dos años, les será también revocada la licencia, aunque sí podrán obtener el permiso para conducir coches.

Conducir sin permiso: Llevará aparejada la imposibilidad de obtener la licencia durante un año, además del depósito obligatorio del vehículo por un mes, o tres si hay reincidencia.

Retirada in situ del carné: Agentes y policías podrán retirar el permiso de conducir a aquellas personas que sean sorprendidas conduciendo sin encontrarse en las condiciones físicas adecuadas. Llevar un vehículo sin carné comportará la imposibilidad de obtener un permiso o licencia durante un año. Además se le confiscará el automóvil.

SANCIONES PENALES

Dogas y alcohol: Si un conductor conduce bajo la influencia de drogas o alcohol, se enfrenta a una pena de prisión de tres a seis meses o al pago de una multa diaria de seis a doce meses y trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días. Además, le será retirado el permiso de conducir por un periodo de entre uno y cuatro años.

Comentarios