La Navidad se ha comportado de forma irregular en las estaciones de esquí.

Finaliza la navidad, que en el pirineo aragonés se ha caracterizado por la gran afluencia de visitantes a las estaciones de esquí y zona de valle, en municipios como Jaca, Benasque, Biescas, Villanúa, Castiello o Canfranc. La Navidad se ha comportado de forma irregular en los centros invernales, ya que el viento ha dificultado la apertura de las estaciones en días claves .

En general los responsables hacen un balance positivo, aunque podía haber sido mejor, si el viento hubiera estado encalmado. Los días de mayor afluencia de esquiadores han sido el 4 y 5 de enero, donde se producían grandes atascos y retenciones en la entrada y salida de las estaciones. Estos días la ocupación en las estaciones ha sido de 30.000 esquiadores .

La parte más positiva es que la navidad nos ha dejado un buen manto de nieve de buena calidad, que asegura una buena ocupación de cara a los próximos fines de semana. Los espesores en la parte alta oscilan entre 150 y 200 centímetros.

En cuanto al riesgo de aludes , estos días nos encontramos en su nivel máximo , nivel 5, ya que en la zona alta de las montañas hay una gran cantidad de nieve, que con las altas temperaturas pueden producir avalanchas.

Desde la estación de Candanchu , su director , Eduardo Roldan, ha manifestado que en la Navidad ha habido de todo, días buenos, retenciones, días de viento y días con borrasca.

En la estación Aramón Formigal, su director José María Abos, considera que esta navidad no ha sido buena en la estación de Formigal. Los últimos días han sido muy buenos, pero los anteriores ha habido jornadas con ventisca, con lo cual esta Navidad no se recordará como una de las mejores.

Para otras estaciones como Astún, la Navidad ha sido mejor que la del pasado año, a pesar de las retenciones y atascos, como nos decía su director José Manuel Pantoja

Para la estación Aramón Panticosa, la Navidad puede calificarse de positiva, como nos decía Fina Pérez.

A partir de ahora llegan jornadas tranquilas, para retomar la gran afluencia de esquiadores, coincidiendo con el fin de semana. Por lo que hace referencia a las entradas de valle, un año más las localidades pirenaicas, como Jaca, han registrado una gran ocupación. Jaca una ciudad que tiene un censo de 12.000 habitantes, estos días, debido a las viviendas de segunda residencia, se acerca a los 50.000 habitantes

Comentarios