El sector agroalimentario no llora la falta de suelo industrial en Huesca

2003121919 felix baguena.jpg

El director general de Fomento Agroalimentario, Félix Báguena, no cree que la falta de suelo industrial en las ciudades afecte al sector agroganadero. De hecho, el propio Gobierno de Aragón orienta las inversiones hacia el medio rural, espacio en el que no hay problemas de suelo. El Ejecutivo da esa orientación por considerar la industria agroalimentaria como factor de asentamiento de población.

Báguena no ha constatado hasta la fecha grandes problemas en la implantación de industria alimentaria en la provincia de Huesca por culpa de escasez de suministro eléctrico. En círculos agrarios se ha comentado en las últimas fechas que, por ejemplo, en Monegros puede haber problemas para la instalación de nuevas industrias por esa causa.

La provincia de Huesca ha invertido en el último año en agroindustria un total de 17,7 millones de euros, que se han distribuido en 34 iniciativas empresariales (29 de mejora de instalaciones y 5 de nueva creación). La cifra se eleva en la Comunidad Autónoma a 90 millones de euros, para 125 proyectos, que han contado con una ayuda superior a los 20 millones de euros, dentro del Plan de Desarrollo Rural 2000-2006 en el que participa el Gobierno de Aragón. Se han creado 160 puestos de trabajo.

Por sectores, el 26 por ciento de las industrias que han invertido en agroindustria aragonesa pertenece al sector cárnico, el 22 por ciento al del vino, el 18 por ciento al de frutas y hortalizas, el 18 por ciento al de piensos, el 9 por ciento al de cereales, el 2 por ciento al de oleaginosas, el 1 por ciento a semillas y el resto se reparte entre los capítulos de huevos, aves y animales diversos.

En los últimos tres años se han avalado 103 proyectos en Huesca, con una inversión aprobada de 64,3 millones de euros y unas ayudas por valor de 13,9 millones.

Aragón emplea en agroindustria a más de 11.000 personas, repartidas entre aproximadamente 1.200 empresas. Este sector en esta Comunidad Autónoma alcanza una producción final cercana a los 2.000 millones de euros. El sector agroalimentario, unido a agricultura y ganadería, es el primer capítulo de la economía aragonesa, por delante, incluso, del campo automovilístico.

Comentarios