Huesca y Jaca comparten obispo

2003123131 obispo.jpg

La vida de la Iglesia en Huesca se ha desarrollado con normalidad hasta el pasado 23 de octubre. En aquella fecha, la Santa Sede daba a conocer la noticia de que había decidido nombrar a Jesús Sanz Montes, como nuevo obispo de Huesca y Jaca. Un nombramiento largamente esperado, desde que hace ya más de dos años fallecieran los anteriores obispos de las dos diócesis, Javier Osés y José Mª Conget.

Un mes antes, el nuncio de Su Santidad en España, Manuel Monteiro, ya había anunciado en una visita a Torreciudad que en un mes el Papa nombraría el esperado obispo, y así fue.

El anuncio fue muy bien recibido en la diócesis de Huesca. No tanto en la de Jaca, que veían cómo se perdía, por el momento, la posibilidad de contar con un obispo propio.

El pasado 14 de diciembre, en una espectacular ceremonia, se celebró en la catedral de Huesca la ordenación episcopal de Jesús Sanz, y su toma de posesión como obispo de Huesca. Participaron en esta ceremonia el presidente de la Conferencia Episcopal Española y arzobispo de Madrid, y los arzobispos de Sevilla y Zaragoza. Además de ellos, más de 20 obispos y más de 200 sacerdotes. Siguiendo un antiquísimo ritual, el nuevo obispo recibió los símbolos propios de su nuevo cargo, el anillo, el evangelio, la mitra y el báculo. Posteriormente, se sentó en su cátedra.

Al domingo siguiente, 21 de diciembre, tuvo lugar otra celebración, en la catedral de Jaca, donde tomó posesión como obispo de esa diócesis. En dicha ceremonia, presidida por el Nuncio, también participaron un buen número de obispos y sacerdotes.

Jesús Sanz se ha dado un plazo de un año largo para ir conociendo ambas diócesis, su situación actual y sus necesidades, para poder comenzar a actuar en ellas.

Comentarios