La Federación Aragonesa de Municipios y Provincias celebra su IV Asamblea General

Las siglas de la Federación Aragonesa de Municipios y Provincias (FAMP) cambiarán y aumentarán a partir de este fin de semana, tras la celebración de la IV Asamblea General de la institución. La FAMP integrará a las comarcas y pasará a llamarse Federación de Asociaciones de Municipios Comarcas y Provincias (FAMCP). Los municipios asociados plantearán asimismo en esta cita política la participación en el impuesto de la Renta y tributos especiales, así como el traspaso de algunas competencias urbanísticas.

La Federación de Municipios y Provincias de Aragón (FAMP) celebra este fin de semana su IV Asamblea General en el Auditorio de Zaragoza, una reunión que estará marcada por el nuevo modelo de organización territorial de Aragón y la reforma de la financiación de las haciendas locales. Durante esa cita asamblearia, la FAMP debate según recoge Aragón Press una propuesta de resolución en la que se contempla el cambio en sus Estatutos para incorporar como socios a aquellas comarcas que así lo decidan y cuyos municipios sean socios titulares de la organización. Si finalmente se acepta el cambio, esta entidad pasará a denominarse Federación Aragonesa de Municipios, Comarcas y Provincia (FAMCP). Según la misma propuesta, las demarcaciones comarcales con al menos 10.000 habitantes contarían con dos votos en la Asamblea, como un municipio de 1.000 habitantes, y aquellas que posean entre 10.000 y 20.000 con tres, al igual que una población de entre 1.000 y 2.000 vecinos. Las comarcas con censos de entre 20.000 y 30.000, 30.000 y 50.000 y 50.000 y 100.000 habitantes (caso éste prácticamente exclusivo de la futura de Zaragoza) tendrían cuatro, cinco y seis sufragios respectivamente. Los diferentes partidos incluirían además en sus listas a los dirigentes comarcales. La Asamblea General de la FAMP decidirá asimismo sobre otra propuesta de resolución en la que se reducen los miembros de la Comisión Ejecutiva de 25 a 21. Así, de acuerdo con los resultados de las últimas elecciones municipales, el Partido Socialista (PSOE) gobierna en casi el 61 por ciento de los 682 consistorios asociados a la Federación y se hace con 14 miembros en la Ejecutiva, mientras que el Partido Popular (PP) con un 18 por ciento de las alcaldías tendría cuatro representantes y el Partido Aragonés (PAR) tres ya que hay alcaldes aragonesistas en el 17 por ciento de las entidades locales asociadas. Chunta Aragonesista (CHA) e Izquierda Unida (IU), cuyos porcentajes son más reducidos, podrían formar parte del órgano de gobierno de la asociación de entes municipales con cesión de dos de sus puestos por parte del partido mayoritario, como tradicionalmente se ha venido haciendo hasta ahora. El actual presidente de la Federación, el socialista Salvador Plana, se mantendrá probablemente en el cargo, mientras que los vicepresidentes deberán cambiar ya que en la actualidad son Pascual Abós, reelegido primer edil de Utebo por el PSOE, y Javier Calavia (PP) y José Luis Abenia (PAR), ex alcaldes de Tarazona y Uncastillo y, por normativa interna, no elegibles para el cargo. REIVINDICACIONES ECONÓMICAS Las reclamaciones económicas coparán también buena parte del encuentro de la FAMP. Por una parte, los ayuntamientos aragoneses solicitarán que les sea compensada la supresión del Impuesto de Actividades Económicas (IAE), no retribuida todavía por el Gobierno central, y, por otro lado, su participación en el Impuesto de la Renta de las Personas Públicas (IRPF) y en tributos especiales como los que gravan el tabaco o los hidrocarburos. Igualmente, los municipios aragoneses demandarán, como en su tercera Asamblea, el incremento del Fondo de Cooperación Municipal de la Diputación General de Aragón (DGA) de los 24 millones de euros actuales a 40, así como la modificación de los criterios de población de los fondos que el Estado para que los pequeños pueblos, que sufren la despoblación, reciban más dinero. ORDENACIÓN DEL TERRITORIO Y URBANISMO Los representantes municipales aragoneses debatirán además sobre las limitaciones que tienen en sus actuaciones urbanísticas por la excesiva dependencia y tutela a la que se ven sometidos por parte de la Comunidad. Las entidades locales pedirán durante la cuarta Asamblea de la FAMP un traspaso de competencias en la materia mediante varios sistemas. A tal efecto propondrán la creación de oficinas comarcales de asesoramiento urbanístico y medioambiental, transformando para ello la Ley Urbanística de Aragón, y la aprobación definitiva de los planes municipales por parte de las capitales de provincia, ayuntamientos y/o comarcas que acrediten disponer de medios técnicos, humanos y materiales para su realización y ejecución, reservando la potestad de inspección y sanción a la DGA. Asimismo, se exigirá a las comisiones de ordenación del territorio una mayor rapidez en la resolución de los expedientes y la supresión de los controles del Gobierno autónomo y del Estado en los procedimientos de expropiación tramitados por las entidades locales.

Comentarios