Homenaje a Juan de Lanuza, 412 años después de su ajusticiamiento

2003122020 lanuza.jpg

Concejales de todos los grupos políticos del Ayuntamiento de Huesca se han reunido hoy en el Patio del Ayuntamiento para recordar la fecha de la muerte del que fue Justicia de Aragón, Juan de Lanuza. El acto, que se lleva realizando decenas de años, ha consistido en una ofrenda floral y unas palabras de la concejal de Relaciones Institucionales Teresa Sas.

Alrededor del busto de Juan de Lanuza, situado en el patio del Consistorio oscense, se han dado cita en la mañana de este sábado concejales de todos los grupos políticos que conforman el Ayuntamiento. Un ramo de flores, un centro de Navidad y otro, con la bandera de Aragón, han sido las ofrendas florales que ha recibido en este nuevo homenaje Juan de Lanuza, ajusticiado en 1590.

Este acto en recuerdo Juan de Lanuza se celebra anualmente y, según manifestaba Teresa Sas, es también un homenaje a la justicia y a la igualdad de la que disfrutamos los aragoneses gracias, en gran parte, a este personaje tan importante en la historia de nuestra comunidad.

La historia cuenta que en 1590, Antonio Pérez, Antigüo secretario de Felipe II, huyó de la cárcel de Madrid durante su proceso criminal por el asesinato de Escobedo, secretario del hermano del rey. Tras su huida se refugió en el convento de los dominicos de Calatayud. En Madrid, tras haber sido declarado culpable y condenado a muerte por el asesinato de Escobedo, fue acusado de blasfemo; debiendo ser trasladado por tanto a las cárceles de la Inquisición. Felipe II aprovechó esta situación para entrar en 1568 con sus tropas. Fue entonces cuando el Justicia, Juan de Lanuza, que era la máxima representación del pueblo frente al soberano, fue a hablar con Felipe II para que salieran sus tropas. Entonces fue cuando el rey ordenó y condenó al justicia a muerte, lo que provocó una revuelta. El Justicia Aragonés Juan de Lanuza fue ajusticiado en la misma Plaza de Aragón, justo donde hoy se levanta una estatua a su memoria, por decapitación por tropas de Castilla. Ningún Aragonés asistió a la ejecución. Los ejércitos de Castilla se encontraron ese día con una ciudad hostil y desierta.

A partir de ese momento Aragón sufrió un continuo saqueo de sus recursos. Uno de los más visibles es la tala de los Monegros (Montes Negros), convirtiendo una inmensa extensión de bosque bañado por el Ebro, en un desierto que no coincide con la cantidad de agua que baja por el río.

Comentarios