La Comisión de Urbanismo de Sabiñánigo estudiará la depuración de aguas

El pleno de Ayuntamiento de Sabiñánigo ha aprobado por unanimidad la propuesta del Partido Aragonés en la que se solicitaba ?una reunión de la Comisión de Urbanismo con la asistencia del Alcalde, a fin de analizar la situación y perspectivas del sistema de depuración de aguas residuales del municipio para determinar las iniciativas y contactos a establecer?.

El portavoz municipal de esta formación política, Pedro Grasa precisaba en su exposición que ?manteniendo el apoyo a la conveniencia de los proyectos de expansión para Sabiñánigo y teniendo presente las posibilidades y competencias municipales, este Ayuntamiento puede y debe liderar, con actitud previsora, el impulso a esta tarea con el fin de salvaguardar en mayor medida los intereses públicos, tanto en el ámbito medioambiental como económico, para que estas circunstancias no obstaculicen esa expansión ?.

En la moción presentada se ofrecían los datos oficiales del Gobierno de Aragón, accesibles públicamente a través de Internet, indican que la estación depuradora de aguas residuales (EDAR) de Sabiñánigo tiene una capacidad de tratamiento de 4.125 metros cúbicos diarios de aguas residuales y que su capacidad de carga equivale a una población de 17.000 personas. Estas dimensiones fueron previstas como suficientes para un prolongado plazo, según el proyecto elaborado en 1996 y ejecutado por Ministerio de Medio Ambiente, para una infraestructura que entró oficialmente en servicio en diciembre de 2001.

Sin embargo, en el último año de funcionamiento (2002), según esos datos, el promedio se elevó a 5.442 metros cúbicos tratados cada día, con una equivalencia de 11.747 habitantes, siendo que Sabiñánigo tiene 8.586 habitantes, en su padrón de ese mismo ejercicio. Ese promedio de agua tratada se habrá elevado con toda probabilidad en el ejercicio 2003, según las cifras provisionales recabadas ante el Instituto Aragonés del Agua (IAA), entidad que gestiona esa infraestructura.

Estas circunstancias son calificables cuanto menos como saturación y están provocadas, evidentemente, por otros aportes al sistema de depuración distintos a las aguas residuales, en un volumen que compromete el funcionamiento de una instalación determinante -con sólo lleva dos años en servicio- para el respeto medioambiental del entorno natural de Sabiñánigo, cuyo elemento clave es el río Gállego.

Más aún, cuando Sabiñánigo se encuentra actualmente en una expansión urbanística inédita desde la consolidación de la actual trama urbana. Las nuevas promociones en el sector Esquiñones, el Puente de Sardas junto a Pirenarium y otras, podrían venir a suponer la construcción de una cifra cercana a las 1.700 nuevas viviendas, con el consiguiente incremento en la generación de aguas residuales.

Comentarios