UAGA COAG considera que la caída de los precios del porcino hace insostenible la situación de las explotaciones familiares

Tras el mínimo alcanzado esta semana en la cotización del cerdo de cebo, el sector porcino se sitúa en el umbral de rentabilidad. Por esta razón, la Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón, UAGA-COAG, advierte de las dificultades que tienen las explotaciones familiares ganaderas independientes para continuar produciendo.

En la actualidad la oferta supera a la demanda ya que hay una mayor concentración de producto en el mercado interior europeo como resultado de la disminución de las exportaciones a los clientes tradicionales, Rusia y Japón. Además esta situación se ve agravada por la fortaleza del Euro que no facilita la venta a países de fuera de la Unión Europea. Estos son dos de los principales motivos de la bajada del precio del cerdo pero según UAGA-COAG esta crisis también responde a una situación estructural como es el aumento del número de plazas de porcino en la UE en los últimos años.

Esta situación está llegando, según la organización agraria, a niveles insostenibles para las pequeñas y medianas explotaciones, las cuales se ven obligadas a producir por debajo de los costes de producción. El cerdo de cebo se ha cotizado esta semana en la Lonja del Ebro a 0,89 euros/kilo, muy lejos del 1,7 euros/ kilo alcanzado en febrero de 2001.

Para evitar el cierre de más explotaciones familiares independientes, UAGA-COAG reclama la protección de este modelo frente al de las macro-explotación que se está implantando y que genera los excedentes que provocan la caída de los precios. La organización agraria señala que paradójicamente pese a los malos precios, la producción ha aumentado un 1,3% en 2003 respecto al año pasado.

UAGA-COAG denuncia que la presión de los precios hace que muchos ganaderos abandonen los sistemas tradicionales de producción y opten por el sistema de integración. Esta situación puede ser aprovechada, en opinión de la organización agraria, por los grandes grupos económicos que operan en el sector para una negociación a la baja de los precios de los contratos con los ganaderos integrados, ante la ausencia en España de un marco legal adecuado que marque las reglas del juego entre la integradora y el ganadero. Por esta razón, UAGA-COAG reivindica ya en Aragón una Ley de Integración.

Comentarios