Veinte obispos, arzobispos y cardenales participarán en la ordenación episcopal de Jesús Sanz

Está ya todo preparado para que este domingo, a las 5 de la tarde, comience una larga ceremonia en la que, a la liturgia, unirá el rito de la ordenación, y la introducción en la cátedra del nuevo obispo. El ordenante principal en esta ceremonia será el arzobispo de Madrid, Cardenal Rouco Varela. Los ordenantes secundarios serán el arzobispo metropolitano de Zaragoza, Elías Yanes, y el arzobispo de Sevilla, Cardenal Amigo, quien ordenó a Jesús Sanz de presbítero en el año 1986.

En total, en la celebración participarán más de 250 religiosos. Han confirmado su asistencia a Huesca el arzobispo castrense y los arzobispos de Toledo y Valladolid. Además, estarán en este acto los obispos de Barbastro-Monzón, Tarazona, Tortosa, Mondoñedo-El Ferrol, Ávila, Tuy-Vigo, Alcalá de Henares, Bilbao, Segorbe-Castellón y Córdoba; los obispos auxiliares de Zaragoza y Madrid; el obispo emérito de Barbastro, Ambrosio Echevarría, y el abad del monasterio de Poblet.

La ceremonia comenzará a las 5 de la tarde, pero las puertas de la catedral se abrirán a las 3 y media, para que los fieles puedan entrar ya a coger sitio. La parte musical correrá a cargo de la Coral Oscense, y como organistas, de un repertorio musical especialmente escogido, actuarán Conrado Betrán, Juan José de Mur, maestro de capilla y organista de la catedral de Huesca, y Alejandro Mosteo.

La ceremonia se iniciará con una procesión que llevará a todos los religiosos a la Catedral. De la sede del Obispado partirán los acólitos, diáconos y sacerdotes que forman parte del Colegio de Consultores y del Colegio Presbiterial. Del convento de las Siervas de María partirán los demás presbíteros concelebrantes. Finalmente, se unirán, saliendo del obispado los vicarios de Aragón, el obispo electo, los obispos concelebrantes y el terno de obispos consagrantes.

La celebración comenzará con la Liturgia de la Palabra, lecturas y evangelio. A partir de allí se iniciará el rito de la Ordenación, que comienza con la presentación del Elegido. En ese momento se leerá el mandato apostólico del Papa, con su nombramiento. Tras ello, llegará la promesa del elegido, respondiendo a toda una serie de preguntas, que le realizará el ordenante principal. Después, se cantará la Letanía de los Santos, momento en el que Jesús Sanz estará postrado en el suelo y el resto de celebrantes vueltos contra el retablo de la Catedral.

El siguiente paso será la imposición de manos, sobre la cabeza del elegido, de todos los obispos presentes en la ceremonia, así como el Libro de los Evangelios. Tras la unción con el Santo Crisma, se pasará a la entrega de las insignias propias de un obispo: el libro de los Evangelios, el báculo, el anillo y la mitra. Será entonces cuando Jesús Sanz sea entronizado en la cátedra, como nuevo obispo de Huesca. Entonces, todos los obispos presentes le saludarán con el abrazo de paz. A partir de este momento, continuará la liturgia eucarística, antes de llegar a los ritos finales, donde el nuevo obispo saludará a todos los presentes.

Tras esta emotiva ceremonia, que será retransmitida en directo por Localia Televisión, quienes así lo deseen podrán dirigirse al Seminario, donde se ofrecerá un vino español. La Diócesis de Huesca ha dispensado a las parroquias de celebrar misa el domingo por la tarde.

Los altoaragoneses van a poder seguir todo un ritual especialmente vistoso y hermoso, que no se celebraba en Huesca desde el año 1977, cuando Javier Osés fue nombrado obispo auxiliar de Huesca, aunque en aquella ocasión, la ceremonia, mucho más simple, se celebró en la basílica de San Lorenzo.

Comentarios