La nueva PAC comenzará a aplicarse el 1 de enero de 2006

200312061 agri.jpg

La Conferencia Sectorial de Agricultura, celebrada este lunes en Zaragoza, ha decidido comenzar a aplicar la reforma de la PAC el 1 de enero de 2006. Se ha acordado también el desacoplamiento (o desvinculación de la producción) en el ovino y el vacuno, quedando pendiente el cómo aplicar la nueva PAC en herbáceos. Es un asunto que se abordará el 15 de marzo de 2004.

El ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, ha explicado que inicialmente había un número importante de Comunidades Autónomas que apostaban por la ejecución en 2005, aunque finalmente han cedido teniendo en cuenta la complejidad del sistema de trámites burocráticos que conlleva. Se precisa una base de datos nacional; la primera cita técnica para poner en marcha este sistema está convocada para la semana próxima.

Aragón defendía la aplicación a partir del día 1 de enero de 2005 con el fin de acabar con la situación de incertidumbre generada en el sector; además, muchos profesionales están pendientes de tomar decisiones sobre herencias y arrendamientos. No obstante, el consejero de Agricultura, Gonzalo Arguilé, ha reconocido la ?complejidad del sistema?.

Ha habido un punto de encuentro en el caso del ovino y el vacuno. España optará por un desacoplamiento del cien por cien para vaca nodriza y de un cincuenta por ciento para ovino. El ministro ha subrayado que la decisión sobre el ovino ha sido unánime, porque preocupaba a todos la posible desaparición de esta cabaña ganadera con una desvinculación total.

No se ha logrado, por otra parte, acercar posturas sobre las ayudas a los cultivos herbáceos. La cuestión ha quedado pendiente para la siguiente Sectorial, que tendrá lugar en marzo. Se ha avanzado algo en la línea de aplicar un desacoplamiento total.

También se ha aprobado la distribución de hectáreas para los productores de arroz. Los aragoneses contarán con una superficie de 12.000 hectáreas para este cultivo en la próxima campaña. Se ha acordado regionalizar la extensión obtenida por España en el reparto realizado por la Unión Europea.

La regionalización favorece especialmente a Andalucía, que se hace con casi 35.000 hectáreas, Cataluña con casi 21.000 y Extremadura con algo más de 20.000. Con 12.000 Aragón se sitúa en un nivel intermedio, junto con Valencia.

Comentarios