Sabiñánigo en el Día de la Constitución homenajea a los niños de la República en las colonias del Pirineo

El libro ?Los Niños del frente? escrito por Enrique Satué, director del Museo de Artes Populares de Serrablo y las ilustraciones de Roberto L´Hotellerie, ha sido presentado en un acto especial en el Día de la Constitución en Sabiñánigo en la Casa de la Cultura ?Antonio Durán Gudiol?, con la asistencia de algunos de sus protagonistas que aún viven. Este mismo sábado el Ayuntamiento llevaba a cabo una ?comida-encuentro? con los niños que estuvieron en diversas colonias de esta comarca y del Pirineo, proyectándose a continuación, para ellos y público general, la película documental, de Jaime Camino, Los niños de Rusia.

Satué en declaraciones realizadas hace unos meses a Radio Huesca Digital señalaba que ?es un estudio objetivo sobre el periplo que realizaron muchos niños de la República con las colonias que se organizaron en esta zona en Yésero, Hostal de Ipies, Biescas o Sabiñánigo, como en otros puntos del Alto Aragón y que al final pasaron a Francia? precisando que? como otras publicaciones de la colección ?Alazena de Yaya? , el dinero que se recaude se destinará a un fondo solidario con una misión de Bolivia ?. Satué ha precisado que ? se esta haciendo museo con estas publicaciones y en este caso en el Día de la Constitución con homenaje a unas personas que sufrieron las consecuencia de una guerra?

Esta nueva publicación recoge la odisea de más de trescientos niños y niñas que durante la guerra fueron llevados a retaguardia, en el Alto Aragón, desde los frentes de Batalla. Para ellos y para algunos de los niños madrileños evacuados a finales del 36 fueron creadas colonias escolares en Benasque, Vilas del Turbón, Graus, Benabarre y Estadilla.

Uno de los protagonistas es Francisco Acín, que aparece en la portada del libro junto a su hermano Ramón ya fallecido y un maestro que los acogió en su casa en el exilio. Ramón en declaraciones a esta redacción ha manifestado que ? entonces contaba con cerca de seis años y que dentro de las penurias que pasaron durante la guerra y después, recuerdo con agrado el encuentro con su padre en Francia que propicio un maestro que había estado en Yésero, localidad en la que nació?.

El alcalde de Sabiñánigo, Carlos Iglesias, ha resaltado que ? la Constitución debe ser una herramienta de convivencia y que si debe ser modificada para seguir en armonía deberá estudiarse para dar cabida a todos ya que no deber ser inamovible para no ocasionar enfrentamientos?.

Para el trabajo investigador del libro se han efectuado más de cuarenta encuestas a aquellos niños, y se ha tenido la suerte de localizar con vida a la directora de la colonia de Estadilla, Pepita Facerías, y a la Delegada Regional de Colonias del Gobierno de Caspe, Palmira Plá Pechovierto. Sin embargo el libro se ha efectuado también sobre un exhaustivo trabajo de campo y de archivo, siendo fundamental la documentación que aparece en la revista que la FETE editaba en Barbastro.

Sus promotores considera que ?es un tema que había pasado desapercibido a los historiadores pero que marcaría, para siempre, la vida de muchos de ellos niños, máxime cuando con la Ofensiva de Aragón (marzo del 38) fueron llevados primero hacia Cataluña y, finalmente, a Francia e, incluso, Bélgica, para luego ser repatriados y no encontrar, en algunos de los casos, a sus familias, regreso que muchos recuerdan hoy con mayor dolor que el generado por el propio periodo de colonias?.

Sus protagonistas procedían en su inmensa mayoría del frente del río Gállego (desde Hostal de Ipiés a Biescas), del frente de Teruel y de Madrid. Para organizar las colonias se movilizó la FETE (el sindicato de la enseñanza socialista) que operaba en el Alto Aragón desde Barbastro, apoyando a las iniciativas del Gobierno de Caspe, al frente del cual y para este cometido estaba Palmira Plá Pechovierto. La organización de las colonias era en algunos casos, como el de Benasque, modélica, bebiendo de todos los principios higienistas y de la Escuela Nueva que por entonces, la República, había generalizado. Se pretendía que la infancia estuviera al margen de los horrores y la tensión psicológica que generaban los frentes.

Estas colonias eran gubernamentales, pero otras del Pirineo de Lérida y de Cataluña, serían propiciadas por organizaciones internacionales humanitarias y políticas.

Enrique Satué señala que ?con la Ofensiva Franquista de marzo del 38 algunas colonias fueron ?liberadas? y en otras, como la de Estadilla, su alumnado sería evacuado hacia colonias catalanas en las que, dada la evolución de la guerra, escaseaba todo, por lo que sus niños se vieron abocados a una dura supervivencia, enfrentándose en ocasiones con los propios payeses para llevarse a la boca alguna fruta?.

En febrero del 39, con la caída de Cataluña, estos niños cruzarían con sus educadores la frontera viviendo escenas dantescas. En el país vecino serían repartidos por albergues educativos y unos pocos serían acogidos por familias belgas. La mayor parte de los de la colonia de Estadilla serían llevados a la isla de Ré, en el Atlántico, frente a La Rochelle. Mientras, sus familias que habían huido por la Bolsa de Bielsa al país vecino intentaban dar con ellos...

Acabada la guerra serían repatriados e internados temporalmente en organizaciones de auxilio social o religiosas, unas veces con el fin de librarlos del ?gen rojo? y otras porque sus familias habían desaparecido o estaban en el exilio. En muchos casos, a partir de entonces, comenzó un auténtico infierno: el de marchar a servir, a realizar trabajos duros, siendo aún niños, a casas pudientes de la montaña, a cambio de sustento.

Palmira Plá, ha realizado la introducción. Estamos ante un feliz hallazgo que ha servido para que el año pasado fuese galardonada por la Consejería de Educación del Gobierno de Aragón. Maestra del Plan Profesional, nacida en Cretas, Teruel, encarna minuciosamente el paradigma del Magisterio republicano que siguió la lucha y la tarea educativa en el exilio. Efectuó una meritoria y reconocida labor pedagógica en Venezuela, reingresó al Magisterio en los setenta y fue una de las primeras mujeres diputadas por el Grupo socialista.

Ella y todos ?los niños? recuerdan la odisea como si hubiera sido ayer, cargada de alegrías y desgracias. A través de ellos y de los documentos, el libro se adentra en los orígenes de las colonias, en su vida cotidiana, en las tareas pedagógicas y sus maestros, en el apoyo que recibían de los Consejos Municipales, en el éxodo y en el regreso.

Comentarios