Hundidos los pisos del inmueble incendiado en Barbastro

Los dos pisos y la solana del inmueble barbastrense donde se declaraba un incendio en la mañana de este lunes han terminado por hundirse. El fuego y la presión del agua han sido determinantes para el hundimiento del interior de la casa, cuya antigüedad ha jugado en su contra. Efectivos de los bomberos han tapiado la puerta para evitar que alguien acceda al inmueble. Ahora, se está a la espera de que el arquitecto del Ayuntamiento de Barbastro decida si debe derruirse el inmueble.

El aparatoso incendio se producía en la mañana del lunes en un inmueble de la calle Val número 8, entre las calles Sol y Pablo Sahún, por causas por el momento desconocidas. El inmueble afectado, en el que vivía una familia formada por los padres y tres de sus hijos, previsiblemente tendrá que ser derruido ya que ha quedado en muy malas condiciones. La totalidad del personal del parque de bomberos de Barbastro y una dotación de Monzón se desplazaba hasta el lugar de los hechos para sofocar el fuego.

En el momento en el que se producían los hechos no se encontraba nadie en la casa. Por el momento se desconoce cómo ha podido originarse el incendio pero se baraja la posibilidad de que el foco pudiese encontrarse en el segundo piso. Los inmuebles colindantes también tenían que ser desalojados por miedo a que se viesen afectados ya que se trata de una calle muy estrechas con casas antiguas. Sin embargo, no ha sido así y tan solo la casa en la que se ha originado el incendio se ha visto afectada por el mismo.

Para sofocar el fuego se desplazaban hasta el lugar de los hechos la totalidad de la plantilla del parque de bomberos de Barbastro, unas 16 personas, además de una dotación de Monzón. Junto a ellos, trabajaban efectivos de la Guardia Civil, La Policía Local y la Cruz Roja.

Este es el segundo incendio en un inmueble barbastrense en las últimas semanas. Hace quince días, un incendio en un garaje de la calle de la Merced obligó a desalojar a más de 400 personas que pudieron volver a sus casas varias horas después, una vez estuvo controlado. Sin embargo, 10 familias han permanecido diez días desalojadas mientras se arreglaban los desperfectos.

Comentarios