Monegros pide a las instituciones que se impliquen en la lucha contra los mosquitos

2003112828 mosquitos.jpg

Grañén acogía unas jornadas sobre lucha contra plagas, a las que asistían más de un centenar de personas. Los ponentes defendieron un servicio público de control de mosquitos; ya que se tiene mayor control directo en todos los procesos, se integran todos los responsables políticos locales y se obtiene mayor rentabilidad de los recursos invertidos. Raúl Escosa, del Servei de Control de Mosquits del Delta de l?Ebre, hizo especial hincapié en la importancia de comunicarse con la población de la zona. ?Saber explicar lo que hacemos, cómo y cuáles son los efectos a la población, para que esta colabore, es el cincuenta por ciento de la eficacia del servicio. Hay que saber comunicar cómo las propias acciones de la población pueden contribuir a generar más mosquitos. Es importante conocer bien los intereses e inquietudes de la zona?.

Michel Babinot, del EID Mediterranée, de Montpellier, cuyo servicio de control de plagas de mosquitos, pionero en Europa, funciona desde 1958, se refirió a la importancia de mantener controles estadísticos; y señaló, al igual que el resto de ponentes que ?los primeros años son muy duros y difíciles, quizá a veces no se ven bien los resultados; pero es importante perseverar y aplicar correctamente la metodología?. Destacó también la importancia de la colaboración de grupos, como las comunidades de regantes, agricultores, cazadores o gestores de reservas y parques naturales de las zonas implicadas. Por su parte, Eduard Marqués, del Servei de control de Mosuqits de la Bahía de Roses, defendió, al igual que el resto de participantes, el control integrado de las plagas. Todos señalaron que es importante mantener el servicio durante todo el año, actuando en el control de larvas, supervisando las zonas, con personal formado y permanente. Explicó también que en esa zona se aplica una tasa a viviendas y hoteles, que incide sobre todo en aquellos que obtienen mayores beneficios del control de la plaga.

En el acto de clausura, el presidente de la comarca de Los Monegros, Manuel Conte, fue rotundo al afirmar que ?a la vista de todo lo que nos han contado aquí los expertos en el tema, el Gobierno de Aragón y la diputación tendrán que pensar algo en cuanto a la financiación. El servicio de control de mosquitos en Los Monegros nos ha costado cincuenta millones de pesetas al año, y este año sólo hemos recibido dos de subvención. Ya hemos visto en estas jornadas que el servicio, para que funcione, hay que generalizarlo a todo el año; si no, no es efectivo; y eso es lo que nos proponemos hacer en Los Monegros. Quiero insistir en que tanto los alcaldes monegrinos como el departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón se lean el informe emitido por la Universidad de Zaragoza?. Conte aludió también a los problemas sanitarios que las plagas pueden causar, además de la repercusión en la economía y en la despoblación. El acto lo clausuró la consejera de Ciencia, Tecnología y Universidad del Gobierno de Aragón, Mª Teresa Verde, quien se mostró satisfecha con que las investigaciones se destinen a luchar contra las plagas. Se refirió a la erradicación de la malaria en 1973 y a los métodos de lucha utilizados contra los insectos. Señaló también que la aparición de enfermedades exóticas es una cuestión que está muy presente. Con la globalización nos hay barreras para las enfermedades.

Comentarios