La DPH aspira a promover 300 nuevas hectáreas de trufas en los próximos 4 años

2003111515 reunión trufas.jpg

Una delegación altoaragonesa encabezada por el presidente del área de Iniciativas Locales de la Institución provincial e integrada también por expertos en truficultura visitó este viernes en Sarrión, provincia de Teruel, una de las mayores plantaciones en trufa negra de Aragón. Previamente se celebró una reunión en la sede de la Diputación de Teruel para intercambiar experiencias sobre proyectos relacionados con el mundo de la trificultura. Los técnicos turolenses explicaron las iniciativas, ayudas y subvenciones que concede la Corporación a los trificultores de Teruel para fomentar la plantación de este tipo de cultivos.

Por su parte, la Diputación de Huesca avanzó las líneas generales de la convocatoria que ha aprobado para el próximo ejercicio y que cuenta con un presupuesto anual de 400.000 euros. Recordemos que el departamento de Iniciativas Locales acordó modificar las bases de la convocatoria para no colisionar con las subvenciones que concede el Gobierno de Aragón en este campo. La Institución provincial subvencionará la adquisición de planta y un tanto por ciento por hectárea.

El titular de Iniciativas Locales señala que el objetivo de su departamento es ?conseguir plantar trescientas nuevas hectáreas en el plazo de cuatro años?. Las aportaciones de la Diputación de Huesca irán encaminadas según precisa Mur, ?a infraestructuras como vallado o riego, sin entrar en confrontación con las que concede la DGA. La cuantía máxima se situará entorno a los 2.700 o 3.005 euros por hectárea?.

Mur insiste en la importancia de impulsar este tipo de cultivos en la provincia de Huesca apostando por una modernización integral de las plantaciones existentes y la creación de nuevas áreas de producción.?Cada año,- precisa el diputado-, se actuará sobre un cupo determinado?. Las zonas sobre las que se actuará se encuentran localizadas en cuatro comarcas, Sobrarbe, Ribagorza, Somontano y Jacetania.

Recordemos que este plan pretende hacer de la trufa un cultivo alternativo en zonas de media montaña, preferentemente en las que están sujetas a figuras de protección medioambiental o en su entorno, donde la producción agrícola es muy escasa. Javier Mur apuesta por un proyecto que considera, ?animará la economía rural, creando nuevos yacimientos de empleo, y ayudando a fijar la población?.

Desde el departamento de Iniciativas Municipales se quiere favorecer la recuperación de tierras de cultivo con plantaciones arbóreas autóctonas con una incidencia especial en las que han sufrido devastaciones por incendios forestales.

El objetivo principal es aportar una nueva posibilidad de actividad económica a partir de la puesta en valor de los recursos endógenos en un territorio, mediante la difusión de las características y condiciones de este cultivo, así como del establecimiento de un cierto número de plantaciones. Esta acción es complementaria con otras ya adoptadas por la Diputación Provincial de Huesca y otras administraciones, para valorizar los recursos locales y conseguir así que la mejora de las expectativas económicas ayuden a fijar la población.

Esta iniciativa pretende conseguir a medio y largo plazo, un volumen de producción suficiente y continuado como para que, lo que hoy son instrumentos de comercialización no regulares, afloren y se conviertan en una fuente complementaria de riqueza. También se quiere reforzar entre la población del medio rural de montaña, el sentimiento de que el origen de sus ingresos va a depender de múltiples actividades relacionadas con su medio y de los nuevos enfoques que sean capaces de darles. Otro de los objetivos económicos es introducir la trufa en gastronomía y el consumo local.

Comentarios