El BOE publica el estudio de impacto ambiental del aeropuerto de Monflorite-Alcalá

Esta publicación debe hacerse con carácter previo para la realización, o en su caso, autorización de determinadas obras instalaciones y actividades. En estos momentos está abierto el plazo de licitación de la construcción de un campo de vuelos, un edificio terminal y accesos y urbanización del aeropuerto por lo que este tramite administrativo dará vía libre al inicio de las actuaciones cuando estén adjudicadas las obras.

El estudio de impacto ambiental recoge la protección y conservación de los suelos, la vegetación, el sistema hidrológico y de la calidad de las aguas, protección de la fauna, protección atmosférica, contra el ruido y las vibraciones, medidas de protección del patrimonio cultural, mantenimiento de la permeabilidad territorial y continuidad de los servicios existentes, además de la localización de vertederos e instalaciones para la extracción de áridos y la defensa contra la erosión, recuperación ambiental e integración paisajística de la obra.

Aena remitió a la Dirección General de Evaluación Ambiental la memoria resumen del proyecto de construcción con objetivo de iniciar el procedimiento de evaluación abriendo el periodo de consultas a personas, instituciones y administraciones previsiblemente afectadas, sobre las implicaciones ambientales del proyecto, sin que se recibiera ninguna alegación al respecto.

El siguiente paso ha sido la declaración de impacto ambiental sobre el proyecto de aeropuerto Monflorite ? Alcalá donde se incluye el subsistema de movimiento de aeronaves con campos de vuelos, plataforma de estacionamiento de aeronaves y calles de calidad perpendicular. Las actividades aeroportuarias con zona de pasajeros, servicios y abastecimiento. Por último, se recogen otros servicios e instalaciones como el camino perimetral o el vallado.

En esta zona afectada por el proyecto de aeropuerto de Monflorite-Alcalá no hay ningún espacio protegido, ni incluido en la Red Natura 2000. El informe de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) recoge la presencia en la zona de diferentes aves rapaces, como el alimoche común o búho real, además de otras aves esteparias y especies protegidas de abejaruco común y el buitre leonado. Asimismo, se destaca en el informe la presencia de Quebrantahuesos, ave protegida y que se sitúa en la Sierra de Guara y que acude a los comedores situados en las cercanías del aeródromo y que serían cambiados de ubicación. Toda esta situación queda perfectamente reflejada en el estudio de impacto ambiental que también incluye las zonas de carrascas y pinares que están dentro del propio aeródromo, con una fauna de aves como lechuzas, mochuelos o palomas entre otros.

Durante el desarrollo de las obras habrá un seguimiento y vigilancia ambiental para garantizar la seguridad y el control de los impactos.

Comentarios