Huesca necesita coordinar esfuerzos para atajar los problemas de marginalidad social

2003112525 refugio.jpg

En nuestro país alrededor de treinta mil personas viven en la calle, en el sentido más literal de la palabra. Así lo dice Cáritas a través de sus últimos informes, tras haber celebrado el Día de los Sin Techo. Mientras, en Huesca, el Refugio alberga a cerca de dos mil transeúntes por año y Cáritas sigue trabajando muy de cerca con este sector marginal ,intentando paliar los huecos de una sociedad que, pocas veces, se para a mirar a quienes viven en la calle.

En nuestro país para ese número de 30.000 personas sin techo, tan sólo existen 10.000 plazas de alojamientos entre albergues, centros de acogida o pisos. En Huesca al igual que en el resto de ciudades donde también existe este problema, se reclama una política pública de vivienda y de espacios residenciales alternativos para ir resolviendo estos graves problemas.

Nuestra ciudad no es ajena a este asunto , por este motivo Cáritas Diocesana se encuentra hoy por hoy manteniendo diferentes líneas de actuación para intentar atajar esta situación como explica Fernando Salgado técnico de esta institución, porque los perfiles de estas personas requieren actuaciones diferentes .

La necesidad de coordinar esfuerzos entre las instituciones es fundamental a la hora de encontrar resultados a este problema social que no sabe, en ocasiones, qué hacer con estas personas. Flor Ardanuy, concejal de Servicios Sociales del ayuntamiento de Huesca se refiere a las personas que permanecen en la calle y a las que, en ocasiones, resulta muy difícil ayudar.

En Huesca el refugio sigue acogiendo cada día a los transeúntes que, en un año, pueden rondar un número cercano a dos mil personas. Los datos a puntan a que, estas cifras, seguirán creciendo en un futuro.

Comentarios