El PAR exige un impulso decidido al Eje Pirenaico

El Partido Aragonés (PAR), a través de una iniciativa en las Cortes de Aragón, exige del Gobierno central ?el impulso decidido y presupuestario? para el ?eje pirenaico?, ?y de manera especial en el tramo cuyo itinerario discurre entre la provincia de Lleida (Pont de Suert N-230) y Castejón de Sos, así como en el tramo entre esta última localidad y Campo?. Todo ello, con el reconocimiento por parte de las Cortes, del ?valor estratégico y de futuro desarrollo que la Carretera Nacional 260 supone para las comarcas aragonesas que atraviesa?.

La propuesta del PAR, impulsada por su diputado Antonio Ruspira, recuerda que este eje ?fue configurado con la finalidad de convertirse en un puntal vertebrador de la zona subpirenaica española?, desde Portbou (Girona) al Cantábrico, a través de Cataluña, Aragón, Navarra y País Vasco, aunque al margen de esta función, ?se hace evidente su trascendencia en los ámbitos local y comarcal aragoneses, ya que supone el principal enlace transversal de las comarcas de Ribagorza, Sobrarbe, Alto Gállego y Jacetania?. Por ello, la iniciativa resalta ?el papel que juega esta vía de comunicación al tener en cuenta el particular problema demográfico? en zonas de esas comarcas -frente al que ?unas comunicaciones solventes devienen en una buena herramienta para luchar contra el éxodo poblacional?- y la creciente importancia del sector turístico que ?ha provocado expectativas y esperanzas de futuro? y para el este eje debe ser ?entrada natural de visitantes? desde ambos lados de nuestra Comunidad Autónoma.

De ahí que el texto planteado por el PAR destaca que están pendientes de mejora y con ?absoluta carencia de previsiones firmes?, tramos fundamentales como los que discurren desde el límite de la provincia de Lleida a Castejón de Sos, de Castejón de Sos a Campo, y de Boltaña (Túneles de Balupor) a Fiscal. Este último fue objeto ayer de debate en las Cortes, mediante una proposición que insta a su mejora y que el PAR respaldó. Igualmente hay que valorar que actualmente están en marcha las obras entre Campo y Aínsa, y de Fiscal a Sabiñánigo, y que a partir de esta localidad hacia Jaca y Navarra, la N-260 recibe otra consideración y trámite distinto al coincidir con la futura autovía Pamplona-Huesca.

Por ello, la iniciativa del PAR se centra en dos tramos ?cuya mejora es urgente e ineludible? y que son una ?reivindicación aragonesa inalterada desde hace décadas? ya que sus condiciones y trazado provoca ?consecuencias agravadas para la comunicación y la seguridad en el tráfico surgidas como consecuencia de la influencia del clima y la orografía propia de zonas de montaña?.

El primero de ellos, entre el límite de la provincia de Lleida (Pont de Suert N-230) y Castejón de Sos es necesario, entre otras razones, por su potencial de ?oportunidades de todo tipo que supondría abrir un enlace con la provincia de Lleida y la futura autovía al Valle de Arán?. El segundo, entre Castejón y Campo, constituye la única comunicación de la Alta Ribagorza en sentido Norte-Sur, a Graus, Barbastro y la futura autovía Huesca-Lleida. ?Cualquier vecino o turista -se indica- debe recorrer esta vía para alcanzar uno de los espacios de mayor expansión turística de Aragón (Valle de Benasque). Igualmente conviene no olvidar que esta carretera podría llegar a ser acceso al futuro túnel internacional de Benasque a Francia, de llevarse a cabo tal proyecto?.

Por todo ello, se concluye ?y en atención a los habitantes de estas comarcas y a los usuarios? del ?eje pirenaico?, el Grupo Parlamentario del PAR ha presentado esta proposición no de ley.

Comentarios