Cuentas con poca imaginación

Ana Sánchez Borroy

Los partidos políticos con representación en el Ayuntamiento de Huesca andan estos días discutiendo sobre las ordenanzas municipales para 2004, es decir, sobre cuánto nos van a subir los impuestos. Pues si la idea de pagar más no agrada a nadie, el debate sobre cuánto tendremos que pagar tampoco es nada atrayente.

Ciertamente, solucionar los problemas financieros del consistorio oscense limitándose a trasladar el problemas a los ciudadanos subiendo los impuestos es una propuesta muy poco original. Aunque hay quejas sobre el supuesto ?gasto superfluo? del ayuntamiento de Huesca, nadie se ha atrevido a apostar en voz alta por encargar una auditoría que ponga un poco de orden en las cuentas del ayuntamiento.

Sin embargo, los partidos de la oposición tampoco pueden presumir de haberse quedado calvos. Desde el centro derecha del Partido Popular hasta la izquierda federalista de Chunta Aragonesista y pasando por el Partido Aragonés, todos los partidos de la oposición proponen ?con matices? subir las tasas y los impuestos en la misma medida en que ha subido el coste de la vida, el Índice de Precios al Consumo. ¿Pero qué otra cosa podrían pedir los partidos de la oposición? ¿Quién, estando en la oposición, iba a proponer una medida tan poco atractiva para los votantes como que les suban los impuestos?

La única luz en medio de la oscuridad ha sido la propuesta de Chunta Aragonesista de gravar los impuestos de las viviendas desocupadas; una idea que, por cierto, Alberto Ruíz Gallardón ha tenido que retirar porque no gustaba a la dirección del Partido Popular, a pesar de que estaba en el programa electoral del alcalde madrileño. Pero no se hagan ilusiones. La respuesta del equipo de gobierno ha devuelto la falta de originalidad al debate político. El concejal de Hacienda, Domingo Malo, ha afirmado que la idea de hacer pagar más impuestos a quienes tienen una vivienda inutilizada no se puede llevar a cabo simplemente porque las compañías eléctricas no puede revelar datos personales de sus clientes. Debe ser que alguien ha perdido el censo de vivienda de 2001.

Comentarios