Cartas al director: Salvar el Pirineo luchando contra el trasvase del Ebro

Pedro Arrojo Agudo, Presidente de la Fundación Nueva Cultura del Agua y Premio Goldman 2003 por Europa

Tomado el relevo con una semana de ayuno, siguiendo la iniciativa que lanzaron las gentes de Artieda en el Pirineo hace medio mes. Un ayuno colectivo de seis semanas que pasó por turno, de Artieda a Jaca y de Jaca a Huesca, para en el futuro llegar a Zaragoza, saltar al Delta del Ebro y Barcelona y finalmente acabará el 7 de diciembre en Bruselas con esa cadena humana, ese abrazo a Bruselas de culminación a la Embajada Azul por una Nueva Cultura del Agua.

Es la indignación de las gentes de la montaña expresada en forma de hambre por la Nueva Cultura del Agua. Es la indignación frente a un siglo de humillaciones y brutalidad, en nombre de un mal entendido progreso que ha llevado a inundar decenas de pueblos en las comarcas pirenaicas. Es la indignación de gentes que se sienten parte de ese holocausto hidráulico que ha expulsado a 80 millones de personas durante el último siglo en el Mundo de sus pueblos y valles, inundados por grandes embalses.

España es el país de mundo con más presas por habitante y por kilómetro cuadrado; y sin embargo nuestro Gobierno intenta con su Plan Hidrológico construir 120 nuevos grandes embalses que, en muchos casos, suponen la inundación de pueblos y valles habitados, como son los casos de Yesa y Biscarrués en el Pirineo Central. Pueblos y valles inundados para regular los caudales a trasvasar hacia el litoral mediterráneo que deben alimentar los negocios especulativos urbano-turísticos.

Con este ayuno colectivo rotativo lanzamos un llamamiento dramático a la solidaridad europea contra la barbarie hidráulica del Gobierno Español. Unimos nuestra lucha a ese esperanzador movimiento ciudadano por la Nueva Cultura del Agua que nace en Europa. Unimos nuestra lucha a la de quienes pelean contra el escándalo que supondría financiar con dinero público europeo esta barbarie. Por ello llevaremos nuestra hambre de justicia y de diálogo hasta ese abrazo azul que entre todos daremos a Bruselas en pro de la Nueva Cultura del Agua.

Pedimos a quienes deseen manifestar su solidaridad con este movimiento de dignidad de la montaña frente a la barbarie del hormigón subvencionado, divulguen este mensaje en internet y envíen mensajes electrónicos de solidaridad con la lucha de quienes hemos asumido este pequeño sacrificio de no comer durante una semana para poder seguir viviendo los hermosos valles pirenaicos toda la vida [ayuno@yesano.com].

Comentarios