El Ayuntamiento de Huesca se compromete a reforzar la vigilancia policial ante los actos violentos en la mezquita

2003110403 pintadas mezquita.jpg

El Ayuntamiento de Huesca se ha comprometido a reforzar la vigilancia policial como consecuencia de los actos xenófobos producidos en una mezquita de la calle de Pedro Arnal Cavero, que provocaron daños materiales, como la rotura de la puerta de acceso al local, de los cristales y de un rótulo luminoso. Asimismo, la mezquita sufrió pintadas en las que se reflejaba el símbolo nazi.

De esta forma, el Consistorio de la capital altoaragonesa pretende reforzar con patrullas la vigilancia en esa zona, y cabe la posibilidad de que también se refuerce en otros lugares, puesto que hechos semejantes se produjeron también hace dos semanas.

Según subrayó el concejal de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Huesca, Andrés Puyuelo, "lo que se pretende es que este tema no pase a mayores, dilucidar si se trata de un grupo organizado o de un acto cometido por unos gamberros en un fin de semana".

Para Puyuelo, en la capital altaoargonesa "no existen precedentes denunciados de actos xenófobos hacia otros sectores de la población", pero manifestó "la aparición en determinadas zonas y de forma puntual de consignas".

Desde el Centro Islámico de Huesca, estos hechos han sido acogidos con sorpresa, ya que aseguran que en la ciudad "nunca hemos tenido problemas de este tipo".

Así, el presidente del Centro Islámico de Huesca, Salimaha Kantech, subrayó que siempre "hemos vivido con normalidad en la capital altoaragonesa". En este sentido habló del "buen trato" dispensado siempre tanto a nivel institucional como a nivel particular, entre la población oscense.

Sin embargo, desde la comunidad islámica se apunta que "no es la primera vez que ocurren hechos similares", ya que hace dos semanas se vivieron sucesos en algún establecimiento y edificios de musulmanes.

Comentarios