El Espacio Joven Comarcal de Monzón recupera la fiesta más "espectral" del año

2003103030 disfraz.jpg

Este viernes, a las nueve de la noche el Centro Juvenil Montisonense, se transformará para convertirse, nuevamente, en escenario de la "Fiesta Halloween" organizada por un grupo de jóvenes voluntarios en la que no faltarán premios para los que acudan caracterizados, actuaciones varias, proyecciones cinematográficas, servicio de bar y cafetería y sorpresas "fantasmagóricas"

Los jóvenes encargados de la "Fiesta Halloween" llevan trabajando más de un mes en ella, sobre todo, en los aspectos relacionados con la escenografía, puesto que, este año, los talleres relacionados con la actividad han estado centrados en decoración, caracterización y montajes especiales, en definitiva, en la ambientación del Espacio Joven, de tal manera que, " se consiga que la vista, de los que acudan, disfrute con el trabajo realizado" según ha indicado Ana Espinosa, una de las organizadoras.

Halloween es una fiesta anual cuyo origen se remonta a la época de los druidas celtas. La víspera del 1 de Noviembre coincidía con una festividad pagana llamada "Shamhain" que marcaba el final del verano. Durante esa noche, se creía que los espíritus de los difuntos volvían, en algunos casos, a comunicarse con sus descendientes, y en otros, a buscar cuerpos en los que seguir viviendo después de la muerte. Evidentemente, los vivos no querían ser poseídos, así que en la noche del 31 de Octubre, los aldeanos apagaban las hogueras con las que calentaban sus hogares para convertirlos en lugares fríos, se vestían de manera macabra y recorrían la aldea en ruidosa procesión para alejar a los espíritus que buscaban cuerpos en los que volver a la vida.

Los romanos, que adoptaron como propias las costumbres celtas, también tuvieron su fiesta de los muertos que, en el siglo I AD, era en honor a Pomona, la diosa romana de la fruta y de los árboles pero, con el paso del tiempo, mientras desaparecía la creencia en la posesión de los espíritus, crecía la tradición de disfrazarse de duende, fantasma o bruja. Desde el siglo IV la iglesia de Siria consagraba un día a festejar a todos los mártires, tres siglos más tarde el papa Bonifacio IV dedicaba un templo a "todos los santos" y el papa Gregorio III, en el año 741, era quien decidía cambiar la fecha de esta celebración de Mayo al 1 de Noviembre.

Por otro lado, en el año 998, San Odilón, abad del monasterio de Cluny, añadía la celebración del 2 de Noviembre como fiesta para orar por las almas de los fieles fallecidos que fue llamada "fiesta de los fieles difuntos" y donde se originó la tradición del "souling" según la cual, los fieles iban de pueblo en pueblo pidiendo "tortas del alma" elaboradas a base de trozos de pan y pasas. Cuantas más tortas recibían los mendigos más oraciones prometían rezar en nombre de los familiares de las personas que habían fallecido.

Otras tradiciones tuvieron su origen en tierras irlandesas y cuando, en el año 1840, los irlandeses huyeron a América para escapar de la miseria de su país, llevaron con ellos todas las tradiciones de Halloween

Por lo tanto, aunque muchas culturas pueden haber adoptado Halloween como su "fiesta", el origen de este día se halla en los rituales con los que los celtas celebraban un nuevo año y en los rituales y, en la época medieval, con los rituales y oraciones de los europeos. Hoy, existen en el mundo muchos lugares donde se celebran "fiestas de Halloween" o fiestas para los niños con calabazas porque, después de todo, Halloween, es un día que puede ser tan "espectral" como una quiera hacerlo.

Comentarios