CHA critica la ley de extranjería

Chunta Aragonesista presentará iniciativas institucionales en los ayuntamientos y comarcas del Alto Aragón para denunciar el desamparo de los inmigrantes ante las actuaciones impulsadas desde el Ministerio del Interior en las localidades ribagorzanas de Castejón de Sos y Benasque.

La detención el pasado día 21 de octubre de 11 personas de origen boliviano y ecuatoriano a los que se les ha incoado un expediente de expulsión ha generado un amplio rechazo social en toda la comarca de Ribagorza. Desde Cha se apunta que ?nos encontramos ante los efectos de los defectos de una Ley de Extranjería que consideramos injusta y alejada de la realidad de nuestro territorio, ya que hay que tener en cuenta que la comarca de Ribagorza tras la sangría poblacional que ha sufrido en las últimas décadas está necesitada de recursos humanos, vengan de donde vengan, lo que ha supuesto en los últimos años que el censo poblacional se estabilice.?

El grupo político indica que ?la actual situación de bonanza económica ha propiciado nuevos horizontes para aquellas personas, que en la necesidad de encontrar un puesto de trabajo digno en una tierra de futuro, vienen a establecerse e invertir el proceso de despoblación sufrido. En el Alto Aragón no cuesta realizar ningún esfuerzo para entender esta situación porque hemos sido por desgracia una tierra que ha expulsado históricamente a muchos de sus hijos e hijas, en busca de mejores oportunidades de futuro.?

CHA cree que el Proyecto de Ley Orgánica de reforma de la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social no mejorará esta situación, ya que se endurecen las condiciones, los requisitos de entrada y permanencia de los inmigrantes en España, tanto de los aspectos laborales como en aquellos que afectan a la reagrupación familiar, aspecto clave para conseguir una integración social y una situación más digna para los inmigrantes.

Para CHA esta reforma supedita la política inmigratoria a la mera práctica de control, abandonando la necesidad de impulsar planes para fomentar las oportunidades que para muchos territorios como Ribagorza podría suponer una migración más orientada a unos fines sociales.

Desde Chunta Aragonesista entienden que la actuación gubernativa debiera ir orientada a favorecer la inserción de las personas llegadas las comarcas altoaragonesas.

Comentarios