El PAR critica las decisiones tomadas por el equipo de Gobierno ante las restricciones de consumo de agua

Fernando Lafuente, portavoz del Partido Aragonés (PAR) en el Ayuntamiento de Huesca, ante la situación generada por las condiciones del suministro de agua en la ciudad, hace públicas las siguientes consideraciones:

1.- Lamentar la ausencia total de información y comunicación previas por parte del grupo de gobierno o la Alcaldía hacia este portavoz, durante la jornada del miércoles en que anunciaron las restricciones al consumo, a pesar de la gravedad de tal decisión con gran impacto social y ciudadano.

2.- Plantear la necesidad de conservar la calma, sin crear alarma extrema, a pesar de que esta situación no parece ser gestionada por el grupo de gobierno de la mejor forma para evitarlo, ya que no se ha explicado con total claridad si se trata sólo de un problema de aspecto físico del agua o no es potable por otras razones añadidas.

3.- Recomendar a los oscenses que mantengan la tranquilidad, a los comercios y distribuidores de agua embotellada que colaboren en ese sentido y a todos, que se preste atención a las noticias que se difundan sobre la calidad del agua, confiando en que pronto se resuelvan estos problemas, con las garantías que ofrecen los análisis de los correspondientes servicios.

4.- Solicitar al grupo de gobierno toda la información necesaria a fin de que se estudie con urgencia qué medidas se puede emprender para asegurar un abastecimiento de calidad. Son evidentes las deficiencias de la conducción desde Vadiello, por lo que habría que inspeccionar y localizar las partes más dañadas y comprobar si se pueden adecuar, además de considerar todas las opciones que puedan plantear los tratamientos químicos o físicos necesarios. El agua es un servicio básico y merece toda la prioridad que hasta ahora no se le está dando.

5.- Finalmente, en el ámbito político, señalar que la nota de prensa difundida por la Alcaldía, aparenta buscar excusas en los elementos y apuntar culpables en el Gobierno de Aragón. Un Ayuntamiento en vez de mirar sólo hacia fuera debe preocuparse de qué va a hacer desde su propia responsabilidad. Por el contrario, la citada nota ni menciona el Plan Global del Agua, ya ultimado a finales del mandato pasado, de manera que se hubiera abierto la posibilidad de prevenir esta situación. Sin embargo, durante los primeros tres meses de este mandato, no se hizo nada hasta que surgieron los problemas de suministro en el Casco Antiguo. Con la exigencia de los demás grupos, se sometió al Pleno donde fue aprobado por unanimidad. Más de dos meses después, se sigue sin desarrollar previsión alguna de este Plan, mientras se pretende desviar la atención y reclamar al cielo o a Zaragoza.

Comentarios