Vete de aquí hermano

Pablo Barrio Aller

Hermano, no te lo tomes a mal pero realmente piensan que apestas. Nunca debiste venir a esta ciudad? su ciudad. La gente aquí critica el sin sentido de los nacionalismos basados en el grupo sanguíneo y condena la guerra, pero en su ciudad no pueden entrar personas de otras etnias. Me acuerdo de aquel cuento que nos contaban siempre en la escuela. Ese en el que los judíos, los árabes y los cristianos vivían en la misma tierra hasta que, al final, eran expulsados los indeseables moros del paraíso de nuestro país para llorar desde el continente de los negros lo que no supieron defender como hombres porque, por supuesto, aquí piensan que de hombres con esa piel no pueden tener nada. Les parece denigrante tener que convivir con culturas que no les pueden aportar nada... ¿y nosotros a ellos?

Hermano, no te lo tomes a mal si ponen pintadas en tu contra en uno de los pilares de tu cultura pero es ?normal? que cuatro niñatos, cobardes entre los cobardes y analfabetos entre los analfabetos, hagan sus graciosidades para pasar el rato? y nadie lo condene. No, en realidad no es normal que cuatro desgraciados educados en la incultura no recuerden que todos somos seres humanos y espero que si asumen que venimos del mono asuman con mayor ímpetu que por sus venas corre la sangre de moros y cristianos, de judíos y de sudamericanos. Que la mezcla de culturas no se ha inventado ahora como intentan hacer ver los tolerantes de postal, sino que llevamos siglos siendo seres humanos, diferentes por fuera pero iguales por dentro.

Hermano, espero que no malinterpretes mis palabras ni me tomes como uno de ellos. Sólo deseo que los cobardes descubran algún día que a un hermano no se le puede traicionar.

Comentarios