Cartas al director: Apuesta por la vivienda protegida

Jorge Abad Ferrer, Mariano Aragón, José María Arrojo Hernández, Mercedes Castán Acín, María Lloro Tarazona, Cristina Aso, y María Puval Sanmartín

La imparable escalada del costo de la vivienda confirma la política antisocial del Partido Popular. Mientras el PP maneja con demagogia y electoralismo simbólicas bajadas de impuestos, en las economías familiares se agrava día tras día una necesidad tan elemental como la de disponer de una vivienda digna. Desde 1998, los precios de la vivienda han subido cinco veces más que los salarios. Los españoles hoy deben dedicar , como mínimo, siete años del total de sus sueldos a pagar una vivienda. V de cada cien euros que destinan a este fin, cincuenta van a los especuladores del suelo, los únicos favorecidos por las modificaciones legislativas del PP. Por el contrario, desde 1991 la construcción de viviendas protegidas ha bajado del 30 al 9 por ciento del total.

Frente a un hecho tan grave, los Ayuntamientos y las Comunidades Autónomas gobernadas por los socialistas han reaccionado, no sólo con sus denuncias y sus propuestas económicas y fiscales, sino haciendo efectivo un ambicioso programa de viviendas sociales, dirigidas especialmente a los sectores más desfavorecidos.

Un ejemplo es el del Ayuntamiento de Huesca. Sólo en el anterior mandato impulsó las 650 viviendas de la Urbanización Puerta del Pirineo; desatascó el embrollo legal del solar del Temple, donde ahora se levantan 140 viviendas de protección en régimen de alquiler, al igual que en el solar del Circulo Católico, donde ya trabajan las máquinas para levantar medio centenar de pisos de protección especial. Todo ello, sin contar las ayudas a la rehabilitación en barrios como el Casco Antiguo o el Perpetuo Socorro. Además, a los pocos meses de constituirse el actual Gobierno Municipal, ya están en marcha más proyectos, como los cientos de viviendas protegidas que se edificarán en el Polígono 29 o en el solar de la Cámara de Comercio.

Que nadie se llame a engaño. Estamos ante un compromiso inimaginable en Huesca, de considerables proporciones en relación con el censo de población. No nos extrañan las reacciones de quienes ven amenazado su desenfrenado ánimo de lucro a costa del bienestar y los bolsillos de los ciudadanos y sus familias. y tememos cualquier maniobra para desprestigiar la vivienda social, con hechos como la supuesta exigencia de dinero negro a compradores de Puerta del Pirineo, o la denuncia -casualmente inmediata en el tiempo- de pretendidos fallos en su urbanización cuando está demostrado son daños originados por las constructoras.

Por todo ello, manifestamos nuestro apoyo a los programas sociales de vivienda, a la par que denunciamos la política especulativa del PP y cuantas estrategias veladas tengan como único objetivo dinamitar las políticas progresistas de vivienda protegida.

Comentarios