Postura contraria en el valle francés de Lavedan, al túnel del Vignemale

El proyecto de travesía central de los Pirineos continúa creando controversias al otro lado de los Pirineos. Según el diario galo La Dépêche du Midi, cuantas más informaciones se producen, más se sitúan en contra de esta travesía, conocida en España como el túnel del Vignemale, los habitantes del valle, conscientes en su opinión, del peligro que esto representaría para ellos.

Recuerdan que el valle de Lavedan es uno de los más grandes, en el plano turístico en Europa. Las molestias sonoras y visuales, que causaría esta travesía férrea son enormes, dicen, tanto para los habitantes, como para la fauna y flora de este lugar situado a las puertas de un Parque nacional. Esta travesía es un proyecto enorme, que comporta una infraestructura de dos vías de gran capacidad, que permiten una circulación diaria de 250 a 300 trenes de mercancías, que circularían a 140 kilómetros/hora. Es decir, un tren cada 6 minutos, día y noche, y de una longitud de 750 metros a 3 kilómetros.

En el valle de Gaves, la influencia de las vías, accesos e instalaciones anexas sería de 50 a 100 metros de largo. Si se tienen en cuenta las exigencias de amplios radios de curvatura de una línea de gran velocidad, el relieve de este magnífico valle debería ser modificado por importantes trabajos de movimientos de tierra para la construcción. Este proyecto, además, tiene un precio: el doble de lo que costó el túnel bajo el Canal de la Mancha. Estimado entre 6 y 10.000 millones de euros, financiado por Europa en una importante parte. En la zona aseguran que este coste está a la altura de los daños irremediables que se cometerán en este lugar protegido.

Para luchar contra este proyecto y defender el valle, se creó hace un año una asociación apolítica, Actival. El número de socios aumenta día tras días. Parten del principio de que, incluso si se trata de un proyecto que puede ver la luz en 20 o 30 años, los habitantes del valle deben movilizarse desde ya, para no encontrarse ante un hecho consumado.

Todos los plenos de los ayuntamientos del cantón de Argelès-Gazost, a excepción de Uz, aprobaron la postura de oponerse al paso de la travesía central de los Pirineos por el valle de Argelès. En una reunión de la Asociación de alcaldes, se decidió enviar un ejemplar de cada deliberación en cada uno de los ayuntamientos al primer ministro, al ministro de Equipamiento y Transportes, al ministro del interior, al prefecto, a la Comunidad Europea, a los tres diputados del departamento, y a los presidentes del Consejo Regional y del Consejo General.

Los alcaldes hacen su trabajo, aplicando el principio de precaución, defendiendo los intereses de su valle, y tomando en consideración las inquietudes de sus administrados. Además, se ha designado a tres alcaldes para poner en contacto a las asociaciones y el conjunto de alcaldes: el de Pierrefitte, el de Ouzous y el de Adast.

Comentarios