CHA apoya las reivindicaciones de las asociaciones que trabajan en materia social en lo relativo a locales y medios

Coincidiendo con la celebración del Día Mundial de la Salud Mental, ASAPME vuelve a poner encima de la mesa las deficiencias, limitaciones y dificultades a las que se enfrenta a la hora de desarrollar su trabajo de forma eficaz . Reivindicaciones que desde CHA apoyan, especialmente su necesidad de contar con locales más amplios para poder poner en marcha proyectos en relación con las necesidades detectadas en la población afectada y sus familias, proyectos para los que son necesarios una sede adecuada.

Según este grupo político estas dificultades no les son ajenas al resto de las asociaciones que se dedican a asuntos en materia social; asociaciones, en general, con pocos recursos. Estas entidades, que trabajan por el bienestar de toda la ciudadanía y que dedican un esfuerzo especial a los colectivos que están en desventaja social, constituyen una fuente importante de recursos sociales no lucrativos y realizan funciones que serían competencia de la administración (salud, discapacidad, inmigrantes, refugiados, Tercera Edad, infancia, juventud, mujer, drogodependencia, exclusión social, cooperación al desarrollo, voluntariado...).

El Ayuntamiento de Huesca, después del desalojo del edificio de la Maternidad, ha hecho un esfuerzo importante pero insuficiente para recolocar a las diferentes asociaciones, pues están sufriendo carencias tanto en espacios para talleres como para formación o rehabilitación.

Deberíamos ser más audaces y apostar por unos espacios comunes para todas estas entidades de carácter social, con equipamientos adecuados y suficientes, donde se comparta espacio y tiempo a la hora de asesorar, atender, informar, ayudar a las personas interesadas y realizar en común actividades de difusión, ocio, formación, etc...

Las organizaciones que trabajan en el ámbito de lo social son una inversión en la sociedad que no necesita de recursos adicionales para su desarrollo: la cogestión y la corresponsabilidad de los existentes vendría a ser una fórmula válida, así como la promoción y el desarrollo de la cooperación entre programas y el intercambio de información y experiencias entre todas las entidades implicadas.

En particular, CHA entienden que requiere una atención especial las demandas de ASAPME, que trabaja en un campo con tantas carencias como el de la Salud Mental, en el sentido de apoyar su solicitud de cesión de suelo para construir pisos tutelados o mejorar la colaboración y coordinación del movimiento asociativo con al administración pública y los servicios sanitarios y sociales, ambas cosas imprescindibles para llegar al objetivo final de conseguir una red de Salud Mental eficaz y de calidad que asegure la adecuada asistencia social y sanitaria a las personas aquejadas por enfermedad mental y a sus familias.

Comentarios