El presunto homicida de Sariñena será juzgado el 29 de octubre

El 29 de octubre será juzgado en la Audiencia de Huesca, Carlos A.F., como presunto autor del asesinato de una anciana de 79 años y de las violaciones de ésta y otra mujer en la localidad de Sariñena, delitos por los que el fiscal pido 48 años de prisión.

En su escrito de calificación provisional de los hechos, el fiscal reclama para el procesado condenas de 14 y 15 años por las agresiones sexuales, asó como 19 años más de cárcel por asesinato.

El ministerio público solicita, además, una indemnización de 120.000 euros para los familiares de la anciana asesinada y de 18.000 euros para la mujer agredida sexualmente.

El relato de hechos aportado por la acusación pública asegura que a las 11.30 horas del 6 de enero de 2002, el acusado, que tiene 27 años, entró en el bar de Sariñena, con la excusa de comprar tabaco. En éste bar trabajaba la mujer agredida sexualmente, de 46 años, realizaba labores de limpieza.

El joven, según la Fiscalía, esgrimo una navaja para conminar a la mujer a acompañarla hasta los servicios del establecimiento, donde la golpeó en la cara para obligarle a desnudarse y hacer diversas prácticas sexuales, abandonando posteriormente el local.

El escrito de la fiscalía no precisa si la violación y asesinato de la anciana Feliciana Plaza se produjo antes o después de la agresión perpetrada en el bar, y se limita a afirmar que estos hechos se produjeron durante la mañana del mismo día.

A tenor de las pruebas practicadas, la acusación sostiene que el joven obligó bajo amenazas a la anciana a subir a su vivineda, situada a unos cien metros del bar, y la asesinó golpeándole en la cabeza con un objeto contundente y colocándole un cable de luz en torno al cuello, tras violarla.

El cadáver de la anciana fue localizado seis días después por la Guardia Civil en una pequeña vivienda que tenía alquilada el imputado en una zona céntrica de Sariñena, tras una intensa búsqueda por los alrededores de la población en la que participaron perros especializados.

El cadáver de Feliciana Plaza, que se encontraba desnudo sobre el suelo del pasillo de la vivienda, fue detectado por uno de los perros que tomó parte en las labores de rastreo.

Para formular su acusación, el ministerio fiscal se apoya en las conclusiones de un estudio pericial que identifica el ADN del procesado en los restos hallados en el cadáver, y en la autopsia, que reveló la existencia de una presunta violación.

En el caso de la mujer de la limpieza, el ADN y la identificación en rueda del sospechoso por parte de la víctima son las principales pruebas incriminatorias esgrimadas pro la acusación.

Los dos sucesos fueron tramitados inicialmente como causas separadas por el juzgado responsable de las investigaciones, a pesar de que las pesquisas practicadas revelan una posible proximidad temporal entre los hechos.

El agresor, en sus comparecencias judiciales, asumió una parte de los hechos denunciados pero explicó que actuó bajo la influencia de una gran cantidad de bebidas alcohólicas y de sustancias psicotrópicas.

El presunto homicida estuvo ingresado en prisión años atrás para cumplir una condena de 14 años y 8 meses de prisión dictada pro la audiencia de Huesca, como responsable, junto a otros dos jóvenes, de violar a una joven en una peña de Sariñena durante las fiestas de 1992.

Comentarios