Volar como un pájaro

María Iglesias

Volar, no se si volará, pero el nombre por lo menos lo tiene... el AVE. Y es que la tecnología ya va llegando a todos los rincones de España. Tras 200.000.000 millones de viajes de prueba (viaje arriba, viaje abajo), cuando ya han viajado en él, periodistas, arquitectos, reyes, autoridades, constructores, yo creo que les ha faltado hacer el viaje a limpiadores, azafatas, conductores... bueno, todos los gremios que han tenido que ver algo con este tren. El AVE ha realizado su primer viaje... el primer viaje comercial, porque ya ha tenido muchos primeros viajes...

Los afortunados, o los menos pobres, han podido disfrutar de un viaje de altura, y lo digo por el almuerzo, la azafata personalizada, el gran número de prensa y por supuesto porque casi, casi... vuela. Un pequeño número de valientes han sido los que se han levantado al punto mañana para subir en ese tren, ese maravilloso tren que reluce más que nunca y que tiene la última tecnología y el mejo modelo.

Yo no he sido de los afortunados, aunque la verdad... para mi... el maravilloso tren de mi memoria, como ya comenté una vez, es el canfranero, y eso que nunca tuvo tanta expectación. Puede que no sea tan rápido, puede que no esté tan reluciente y puede que no sea tan cómodo, pero eso... eso sí que es un viaje en tren...

Y aunque la memoria y los recuerdos algunas veces pesan más, no puedo negar, que realmente el AVE es un gran avance, y que hoy en día, un viaje cómodo y rápido vale mucho. Si el canfranero antes lo tenía difícil para salir de nuevo a la luz, creo que ahora ha quedado ya eclipsado.

Comentarios