La cobertura a bordo del nuevo AVE tendrá que esperar al menos seis meses

El Gestor de Infraestructuras Ferroviarias (GIF) ha decidido convertirse en operador de telefonía móvil y cobrará un canon a Telefónica Móviles, Vodafone y Amena por dar servicio en los nuevos trenes. Sin embargo, aún no ha construido la red, lo que impide que los usuarios de la recién inaugurada línea de AVE entre Madrid-Zaragoza y Lleida puedan hacer llamadas desde sus terminales en el trayecto.

La nueva línea de AVE ha arrancado sin que sus viajeros puedan recibir o enviar llamadas desde sus teléfonos móviles en el interior de los trenes de alta velocidad. Esta carencia se va a mantener, al menos, los próximos seis meses. El principal motivo del retraso es la decisión del GIF, propietario de la nueva línea, de convertirse en constructor y en gestor de la red de telecomunicaciones que, instalada a lo largo del trayecto del AVE, resulta imprescindible para dar cobertura de telefonía celular dentro de los trenes.

El GIF tiene intención de explotar ella misma esta infraestructura celular cobrando a los operadores de móviles, Telefónica Móviles, Vodafone y Amena, un canon por conseguir que sus clientes tengan servicio en el interior de los trenes.

Los reiterados problemas que ha sufrido la puesta en marcha de la explotación ferroviaria del AVE desde el pasado mes de enero han impedido que el GIF pueda ocuparse de hacer el tendido de estaciones base de telefonía celular, y los expertos estiman que, aunque la obra se inicie de inmediato, al servicio de móvil no podrá comenzar a prestarse dentro del AVE antes del próximo mes de marzo.

Esta fórmula de explotación de la telefonía celular en una línea férrea es radicalmente distinta de la utilizada en el AVE Madrid-Sevilla y en el resto de la red convencional donde Telefónica Móviles, Vodafone y Amena han sido los encargados de desplegar la red de comunicaciones y son las que gestionan y explotan el servicio. Fuentes de estas compañías aseguraron que ellas no tienen la menor responsabilidad en el retraso que, también en el acceso al uso del móvil, va a sufrir el AVE a LLeida. Las tres compañías afirman estar a la espera de que el GIF despliegue los soportes de red para que ellas puedan comenzar a instalar sus equipos.

Conseguir que las señales de telefonía celular penetren en un tren de alta velocidad y den una cobertura estable a lo largo de la línea no es tarea sencilla según los expertos. Además del despliegue de estaciones base y antenas habitual en otros ámbitos, aquí es necesario tender un hilo radiante a lo largo de la vía e instalar en los trenes unos equipos de recepción altamente sofisticados.

El servicio de telefonía móvil en el AVE Madrid-Sevilla ha sido un gran éxito desde su introducción en 1996. Las molestias que llegó a provocar el abuso de los teléfonos en el interior del AVE, entre timbres y conversaciones cruzadas, obligaron a Renfe a imponer limitaciones. Ahora, los clientes del AVE deben llevar el móvil sin timbre y usarlo sólo en las plataformas entre vagones.

Comentarios