El Gobierno tendría que haber reaccionado más rápido ante la desviación del IPC actual frente al previsto

El Índice de Precios de Consumo (IPC) subió un 0,3% en agosto tanto en Aragón como en la media nacional. El acumulado del año se situó en el 1,4% y la inflación interanual se mantiene en el 3%, según datos hechos públicos hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Las causas por las que el IPC de este mes no se ha disparado radican de nuevo en hechos coyunturales: la reducción de los precios de los hoteles y los servicios de ocio y cultura, consecuencia del fin de la temporada turística, compensan tanto la conclusión de las rebajas en vestido y calzado (en un año han subido un 5,5 en Aragón, muy por encima del nacional, con el 3,9), como la disparatada subida de los precios de los alimentos, que no parece que sea debida únicamente al calor (al que el Gobierno intenta responsabilizar sin éxito).

CC.OO. Aragón considera preocupante el dato de inflación del mes de septiembre, aunque el índice general se haya mantenido estable, e invita al Gobierno a tomar con urgencia medidas adecuadas, ya que hasta ahora la contención de los precios se basa como anteriormente en factores coyunturales.

CC.OO. Aragón valora positivamente lo que parece el inicio, por parte del Gobierno, del control y vigilancia de la evolución de los precios de los alimentos, como veníamos exigiendo durante este año. La Universidad Complutense de Madrid ha realizado un informe, con el aval del Ministerio de Economía, donde se analizan los precios de artículos de gran consumo, a partir del cual debería trabajar el Gobierno, para que de este se derivaran medidas que impidiesen las continuas tensiones inflacionistas que continúa generando el encarecimiento medio del sector alimentario, el cual supera actualmente en un punto el IPC general, y donde algunos productos mantienen una inflación de más del 13% (frutas frescas y aves). Sólo esperamos que este informe no se olvide en una estantería de algún despacho de Madrid.

Comentarios