CHA reclama un sistema de gestión para los residuos de envases fitosanitarios que sea respetuoso con el medio ambiente

La iniciativa de Chunta Aragonesista pretende evitar que, como ocurre en la actualidad, estos recipientes se quemen, sean tratados como residuos urbanos o queden abandonados en el campo provocando, en mayor o menor medida, la contaminación de las aguas superficiales y de los suelos.

La diputada Yolanda Echeverría ha presentado una proposición no de ley instando al Gobierno de Aragón a que ?autorice y ponga en marcha la constitución de un Sistema Integrado de Gestión (SIG), que se encargue de sufragar los costes de la gestión de los residuos de envases fitosanitarios y que lleve a cabo la recogida, transporte y tratamiento de los envases, asegurando la correcta gestión de estos residuos peligrosos, de modo que se minimice su vertido indiscriminado, que puede llegar a ocasionar graves problemas ambientales?.

Los productos fitosanitarios son sustancias destinadas a prevenir la acción o destruir directamente insectos, ácaros, moluscos, roedores, hongos, bacterias y otras formas de vida animal o vegetal perjudiciales a la salud pública y también a la agricultura.

Los envases que contienen estos productos fitosanitarios son, por tanto, residuos peligrosos. Se estima que un 45% de ellos se quema junto con restos de poda y otros residuos agrícolas, otro 30% se elimina junto a los residuos urbanos y el resto, el 25%, acaba abandonado en el campo provocando, en mayor o menor medida, contaminación de las aguas superficiales y de los suelos.

?Por eso - afirma Yolanda Echeverría - es necesario un sistema de control y gestión de estos residuos, sabiendo que algo más del 50% de los envases son susceptibles de ser descontaminados?.

De hecho, la Ley de Envases y residuos de envases de 1997, establecía que la recogida de envases correspondía al poseedor final, y el Real Decreto 1416/2001, de 14 de diciembre, sobre envases de productos fitosanitarios, obliga a que dichos productos envasados sean puestos en el mercado a través de un sistema de depósito, devolución y retorno, o a través de un Sistema Integrado de Gestión (SIG), en vez del sistema de transmisión de responsabilidades utilizado hasta el momento.

?Esta legislación afecta a todos los que, de una u otra forma, están relacionados con los productos fitosanitarios y su consumo. La normativa modifica los derechos y obligaciones de los responsables de la puesta en el mercado de los productos envasados, ya sean fabricantes, envasadores, importadores, de los distribuidores y de los agricultores. Pero también afecta a todos aquellos que están implicados en el tratamiento de los residuos, como los gestores y recuperadores, y en el control, ordenación y garantía de dichas actividades, como las Administraciones Publicas?, señala la diputada aragonesista.

Comentarios