El dinero universitario corre de nuevo por Huesca

El inicio del curso universitario supone que, de nuevo, Huesca viva un movimiento económico importante, ya que la actividad de casi cuatro mil personas (tres mil doscientos, estudiantes) gira en torno al Campus. Residencias, alquiler de pisos, libros, fotocopias, comida, bares,... son campos en los que se mueve el dinero. Los alumnos afirman que estudiar es caro y, por ello, muchos están a la espera de recibir su correspondiente beca.

Tal y como ocurre con el curso escolar, las primeras horas de universidad son de nervios; sobre todo para la mitad de estudiantes del Campus de Huesca, los cuales son de fuera de esta ciudad (cambian de nivel académico y también de lugar de residencia).

La tendencia cambia en los últimos años y cada vez se gestiona antes el hospedaje. Son muchos ya los estudiantes que dejan cerrado este capítulo durante el curso anterior, en el mes de junio. El periodo de búsqueda de residencia o de piso se prolonga hasta mediados de octubre.

Si antes cinco o seis estudiantes compartían un piso de tres habitaciones, ahora cada uno quiere tener su propio dormitorio; además, lo de alquilar un piso sin calefacción ya es historia. En estos momentos se paga entre 300 y 390 euros al mes por un piso de tres habitaciones.

Huesca cuenta con varias residencias universitarias, entre las que se encuentra el Colegio Mayor Ramón Acín, encuadrado en el propio Colegio Universitario.

Libros y fotocopias es otro sector que tiene su propias peculiaridades, con la queja de la Asociación de Libreros de la provincia de Huesca. Su presidenta, Loreto Rivarés, hace referencia al perjuicio que sufren por el mercado de fotocopias. Apunta que en algunos casos de cada cien libros sólo compran los estudiantes diez, el resto son fotocopias.

Otras partidas importantes en la lista de gastos de los estudiantes universitarios son la matrícula, el material de estudio (bolígrafos, papel, carpetas,...),... y los propios de la vida cotidiana como comida, vestuario, desplazamientos, ocio,... todo un movimiento económico que también disfruta Huesca. Es precisamente uno de los argumentos que esgrime la ciudad reivindicando la potenciación de los estudios universitarios en el Campus oscense.

Comentarios