Mujeres solas que no están solas

Nuria Garcés

La directora del Instituto Aragonés de la Mujer, Elena Allué, habla de que se van a implicar de forma total en lo que son los trámites a seguir cuando se produce la denuncia de una mujer maltratada, en aplicación de la orden de protección a las víctimas de la violencia doméstica. El teléfono de urgencia del instituto ha recibido en lo que va de año tantas llamadas ya como el año pasado. Lo que ocurre es que estamos hablando de 3.000. Nada menos.

Aunque luego ?sólo? una parte se traduzcan en denuncias, pensar que 3.000 mujeres se han sentido en peligro alguna vez este año, tan en peligro como para coger el teléfono y llamar, y contar sus miedos, y desahogarse con una voz amiga, es muy sintomático.

Qué ocurre de puertas adentro de las casas, que fuera muchas veces no nos enteramos. Qué resortes mueven a mujeres y hombres para que sus relaciones lleguen a tal situación de declive, para que se pierda el respeto, se produzcan gritos, amenazas, insultos, golpes, palizas... que normalmente pagan las mujeres. Ochenta y una de ellas han denunciado a sus maridos o compañeros, en los ocho primeros meses de este año, en la provincia de Huesca.

Cuando, en estos momentos, estamos viendo la banalización, en un sinfín de programas basura del corazón, de los malos tratos a muchas mujeres, no deberíamos olvidar que hay muchas (algunas más cerca de lo que creeríamos) que no sólo no van a cobrar ni un euro por su lamentable historia, sino que además, como se tarde en actuar, a lo mejor no tendrán oportunidad ni de presentar la próxima denuncia. Por ello, que las responsables del IAM, realmente concienciadas con esta situación, tomen cartas en el asunto, parece cuando menos loable y digno de resaltar.

Comentarios