Los españoles, turistas fieles del tren de Artouste en la vecina región del Béarn

El pequeño tren turístico de Artouste, en el que, en alguna ocasión han viajado multitud de altoaragoneses, tras atravesar la frontera, continúa gozando de una buena salud. La estación turística finalizará este próximo domingo con unas cifras excelentes. En cuatro meses de explotación, algo más de 140.000 viajeros han tomado los pequeños vagones para disfrutar de media jornada en plena naturaleza, a 2000 metros de altitud en Francia.

Estas cifras suponen un 40% más que el pasado año, y un 20% más que en un año normal. Es el resultado de una notoriedad que va en aumento, de un conocimiento que crece y del interés demostrado por la clientela española.

Los motivos de este aumento de turistas también hacen referencia a que, mientras que este verano el calor ha sido sofocante en todos los sitios, entre las montañas que rodean el recorrido del tren de Artouste, la temperatura oscilaba entre los 25 y los 30 grados durante dos meses, nunca más. Además, a 2000 metros de altitud, no sólo hacía bueno, hacía incluso fresco. Ha habido días en los que se ha contado con 2.500 personas sobre los raíles.

Este pequeño tren turístico, se encuentra en la región francesa del Béarn, en el departamento de los Pirineos Atlánticos, y es una de las locomotoras turísticas de la zona.

En la zona se han realizado encuestas que demuestran que sólo el 24% de la clientela viven en la región francesa de Pirineos Atlánticos. Los españoles conforman entre el 15 y el 20% de los visitantes. Un número que este año se han doblado. De todas formas, en la estación de este pequeño ferrocarril turístico recuerdan que los vecinos españoles ha participado de forma importante en el éxito de este año, que ha recordado la ?belle époque? de los años 80, la época en la que los peregrinos que se dirigían hacia Lourdes eran muy numerosos y, en consonancia, el número de trenes, superior.

Comentarios