Francia confirma su no al Canfranc

2003091212 estacion_canfranc_2525.jpg

Nuevo mazazo a la reivindicación de reapertura del ferrocarril internacional del Canfranc. Llega de la mano del ministro francés de Obras Públicas, Gilles de Robien, que en una carta remitida al presidente de Aquitania, Alain Rousset, recomienda desviar el dinero a otras infraestructuras de la zona. Noticia que se conoce en los días previos al viaje que va a cursar el presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, a Bruselas para defender el Canfranc y también el Vignemale. Además estamos a unas semanas de la celebración de una nueva cumbre hispano-francesa.

Trece millones de euros tenía destinados el Gobierno francés hasta 2006 para mejorar la conexión ferroviaria desde Olorón hasta el túnel internacional. Coincide la idea de reorientar el destino de esos fondos con la petición del presidente del departamento de Pirineos Atlánticos, Jean Jacques Laserre, referida al arreglo de la N-134, carretera que une Pau con el túnel de Somport.

De Robien considera que la reapertura del ferrocarril internacional supone un coste monetario excesivo (maneja un estudio que cifra la inversión en suelo galo en 300 millones de euros), mientras que la rentabilidad económica y social se considera muy reducida, tal y como se recoge en el Heraldo de Aragón en su edición de este viernes.

Recordamos que la pelota de la reapertura estaba en tejado francés, ya que el Gobierno español ha reiterado en varias ocasiones su compromiso por la reapertura. En estos momentos se está redactando el proyecto. También se está elaborando el proyecto de la transformación en ancho internacional del trayecto Huesca-Canfranc.

En los últimos meses se ha intensificado el trabajo de reivindicación que lleva a cabo tanto el Ayuntamiento de Canfranc como la Coordinadora para la Reapertura del Ferrocarril Canfranc-Olorón. El momento álgido coincidía con el 75 aniversario de la inauguración de la estación internacional.

Se cumplía el 18 de julio; en los días siguientes se desarrollaron distintos actos en los que el denominador común era la petición de una mayor atención hacia esta línea de los Gobiernos español y francés.

Los presidentes de Aragón y Aquitania, Marcelino Iglesias y Alain Rousset, firmaban un documento en el que se apostaba por esta vía de comunicación transfronteriza. Al día siguiente, cientos de personas protagonizaban el ?abrazo a la estación?, en el que se lanzaba un SOS por su estado de deterioro.

El presidente de la Coordinadora por la Reapertura del Ferrocarril Canfranc Olorón (CREFCO), Luis Granell, ha manifestado que la negativa francesa para evitar la puesta en marcha de esta línea ferroviaria ?era de esperar?. Según ha explicado Granell, la postura gala responde a factores económicos, electorales e históricos, ya que Francia nunca ha demostrado interés en mejorar sus comunicaciones con España.

Comentarios