Y ella dijo no

Rosa González

Pues sí, ya lo ven. Después de tanta campaña a favor del sí, el pueblo manda. Y en este caso, el pueblo sueco ha dicho claramente NO. Sus ciudadanos han pensado que para qué van a cambiar de moneda con lo a gusto que están con la suya. Y yo, sinceramente, no les culpo.

Hoy es un día triste para los europeístas - entre los que me incluyo - que confiaban en el efecto dominó del sí. Si Suecia hubiese dicho si, tal vez el referéndum en el Reino Unido con la misma pregunta hubiese estado más cerca. Y tal vez el de Dinamarca también. Y si, y si, y si...

La realidad es que los suecos han optado por el no. Y lo han hecho por segunda vez. En los años 70 ya le dieron un mazazo a la Unión Europea cuando fueron preguntados sobre la adhesión. Finalmente, a mediados de los 90 aceptaron. Pero ya pedirles que se pasen al euro... Y es que, quien tiene una moneda fuerte y una economía sólida, no necesita del rival del dólar.

¿Qué hubiese hecho usted si fuese sueco? Antes de responder deje de lado el caos de los primeros meses de la nueva moneda ya que teniendo en cuenta la mentalidad sueca, eso sería lo de menos. Piense, solamente, en la incertidumbre que rodearía la situación económica de este país que goza de buena salud.

Por cierto, que no todo han sido negativas este domingo. Estonia ha aceptado, por medio de un referéndum, su entrada en la Unión Europea. Pero como eso ya se esperaba y no deja de ser un país menor, la noticia ha sido desplazada a un segundo plano concediéndole poco más de un breve. Cosas de la actualidad.

Comentarios