Aragón pide un mejor trato económico en el III Informe sobre Cohesión Europea

El presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, ha explicado al comisario europeo de Política Territorial, Michel Barnier, la importancia de que esta Comunidad Autónoma reciba las mismas ayudas económicas que perciben otros territorios que se encuadran en el Objetivo 1 de la Unión Europea. Por este motivo, ha solicitado un mejor trato económico hacia Aragón en el III Informe sobre Cohesión Económica y Social de la Comunidad Europea, documento que está en plena elaboración.

Iglesias ha incidido en la importancia de que la renta per cápita no sea el único criterio tenido en cuenta en el reparto de fondos. Se aboga por tener en cuenta las particularidades de las zonas de montaña y fronterizas, además de la despoblación territorial.

La Unión Europea ha aumentado el número de países que engloba, incorporándose los países del Este al reparto de fondos estructurales. El Gobierno de Aragón espera que esta Comunidad Autónoma siga recibiendo, por lo menos, el mismo volumen de dinero comunitario, cifrado hasta la fecha en 1.000 millones de euros.

El encuentro con Michel Barnier abría este lunes el ciclo de contactos de Marcelino Iglesias en Bruselas. La agenda del viaje a Bruselas este martes cuenta con un almuerzo con la prensa, en el que participa el ponente de la Comisión de Transportes y europarlamentario del Grupo Socialista, Juan de Dios Ramírez Heredia, así como el presidente de Aragón, Marcelino Iglesias.

Este encuentro se celebra en el día previo a la entrevista con la comisaria europea de Transportes, Loyola de Palacio, que a la sazón es vicepresidenta de la Comisión Europea y responsable de las Relaciones con el Parlamento Europeo, Transportes y Energía. Se abordarán los pasos transfronterizos entre España y Francia, especialmente la travesía ferroviaria de baja cota por el Pirineo central, es decir, el proyecto del Vignemale.

En la reunión del miércoles participarán también los presidentes de Aquitania y Midi Pyrénées, Alain Rousset y Martin Malvy.

Comentarios