Fuegos artificiales despiden las Fiestas de Monzón caracterizadas por el buen tiempo y la animación en las calles

El presidente del Patronato Municipal de Festejos, David Martínez, considera que en un ochenta por ciento el éxito de las fiestas radica en el tiempo, por lo que este año han sido unas buenas fiestas de San Mateo, ya que ello permite que la gente esté en la calle, asimismo que acudieran cuatro mil personas a los Mojinos Escozios, que la verbena de la avenida Goya se mantuviera en el escenario habilitado, creando el circuito con la Plaza Mayor y que se desarrollarán con éxito los espectáculos en la nueva ubicación del Espacio Joven Comarcal.

El último día estuvo marcado por la Misa Aragonesa cantada por la Agrupación Folklórica Nuestra Señora de la Alegría y con la asistencia de la Corporación, con su alcalde al frente y el presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias. El Obispo de la Diócesis Barbastro- Monzón, Juan José Omella destacó en su homilía la capacidad de Mateo, recaudador de tributos para dejarlo todo por la Fe, animando a seguir su ejemplo de misionero en la sociedad actual.

Al final de la misma se consagró la talla de madera de la Virgen del Pilar, que ha quedado en la catedral de Santa María. Ha sido donado por el ayuntamiento por medio de la Escuela Municipal de Talla, cuyo director, Lorenzo Mur, la ha ido haciendo en ratos libres.

La última jornada, además, estuvo el homenaje a la Tercera Edad, la Carrera del Pollo con la presencia de Fernando García Herbera, Elíseo Martín y Marc Cepeda y que José Luis Blanco, dio la salida, éstos últimos compañeros del montisonense en la selección nacional de atletismo, prueba ganada por Elíseo Martín y la décimo tercera Cantada Popular de Jotas.

Una colección de fuegos artificiales, ? el pobre de Mi? y el entierro de la sardina por las peñas, despidieron San Mateo hasta el 2004, para el que ya quedan sólo 365 días, el 2004 es bisiesto.

Comentarios