En entredicho la viabilidad de los proyectos energéticos de Monegros y la Hoya

Tanto las plantas de cogeneración que se anunciaron en su día en Monegros como la planta de combustión de biomasa de Alcalá de Gurrea no están en funcionamiento. En el caso de Monegros los proyectos de cogeneración presentan problemas técnicos, económicos y medioambientales insalvables, mientras que en el caso de Alcalá de Gurrea el proyecto no termina de arrancar.

La cogeneración y las plantas de biomasa se vendieron en su día como la panacea para la provincia de Huesca. Se llegaron a anunciar inversiones de miles de millones de pesetas, reactivaciones de zonas deprimidas, puestos de trabajo, asentamiento de la población...tres años más tarde no hay nada de nada. Los números no salen y por si fuera poco hay problemas técnicos y económicos que parecen poner en entredicho los negocios.

El Presidente de la Comarca de Monegros, Manuel Conte, ha reconocido que los proyectos de cogeneración dependen de la financiación europea y del precio del petróleo. Demasiado riesgo para una inversión multimillonaria, por lo que no hay empresario que se embarque en una aventura como esta a día de hoy.

No obstante sigue pendiente una solución a la gestión de los purines de las numerosas granjas de cerdos de la comarca, cuya producción supera el millón y medio de cabezas anuales. La contaminación es cada vez más alarmante y las administraciones comienzan a preocuparse por la situación creada.

Por lo que respecta al proyecto de combustión de biomasa que se había diseñado para Alcalá de Gurrea las noticias tampoco son halagüeñas, aunque la empresa ha decidido seguir adelante. Así el responsable de Biomasas del Pirineo, Alfredo Til, ha explicado que el nivel de rendimiento de las tierras de la zona no es el que se esperaba y además hay problemas de licencias, por lo que el proceso de puesta en marcha de la planta es más lento de lo que la empresa preveía.

Biomasas del Pirineo se ubica en el Polígono de Alcalá de Gurrea ?Saso Verde? junto con otros dos proyectos, uno de producción de biodiesel, y el único que está en marcha, el de Compost del Pirineo, cuya actividad ha generado no pocas protestas en la zona debido a los fuertes olores de los lodos con los que trabaja.

Comentarios