Uralita y su filial Aragonesas inician el proceso de fusión

2003090504 aragonesas.jpg

Tal y como estaba previsto el viernes los consejos de administración de Uralita y su participada Energía e Industrias Aragonesas han aprobado el proceso de fusión de ambas empresas mediante el canje de cinco acciones de la primera por cada seis títulos de la segunda, que cuenta con factorías en la provincia de Huesca en Sabiñánigo y Monzón.

Por un importe estimado de 7,31 millones de euros, Uralita deberá realizar una ampliación de capital para atender al canje de acciones de su filial, que supondrá la emisión de 3,384 millones de nuevas acciones de 2,16 euros de valor nominal cada una.

Como esta establecido ambas sociedades ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, que el cálculo de la ecucación de canje se ha realizado a partir del valor real de los patrimonios de las dos sociedades, de su cotización y de los informes elaborados por expertos independientes.

Los consejos de Administración de las dos sociedades nombrarán ahora un nuevo experto independiente para que emita un informe sobre su proyecto de fusión, que dará lugar a "uno de los mayores grupos industriales de España, capaz de desarrollar y ofrecer una amplia gama de productos y servicios", según han señalado ambas empresas, que afirman que su fusión constituye la "culminación y formalización jurídica" del proceso de integración "progresiva y paulatina" que han venido desarrollando en sus distintas actividades.

En la actualidad, Uralita controla el 88,67 por ciento del capital social de Aragonesas tras concluir con éxito en diciembre de 2001 la Oferta Pública de Adquisiciones (OPA) que el fabricante de materiales de construcción lanzó sobre la empresa química.

El grupo, continuará denominándose Uralita, quedando integrado por la división de fabricación de aislantes, la de sistemas de tuberías, la de tejados y Aragonesas aportará las secciones de cubiertas, la de yesos y la química.

En el proyecto de fusión remitido a la citada Comisión de Valores, Uralita y Aragonesas explican que la operación también responde a la necesidad de aplicar criterios de "eficiencia y racionalidad" en la empresa, aprovechar las sinergias que existen entre ambas cabeceras y simplificar su estructura societaria.

Así, entre las ventajas de la integración, señalan la mayor liquidez con que contarán las acciones de Aragonesas, dado que se integrarán en una sociedad con un capital en bolsa de un 35 por ciento.

La fusión reportará también a esta empresa química una optimización de sus gastos operativos, por la supresión de los recursos asociados a su actual condición de empresa cotizada. Mientas que para Uralita, participada a su vez por la familia Serratosa, se beneficiará de un aumento en el volumen y liquidez de sus títulos, para los que prevé además un "relevante potencial de revalorización" si la sociedad cumple los objetivos del Plan Estratégico 2004-2006., presentado por su presidente, Javier Serratosa

Comentarios