Cerca de 1800 alumnos de infantil y primaria regresan a las aulas barbastrenses

Los niños de Barbastro y la comarca del Somontano volverán a ocupar, desde este miércoles, las mesas que dejaron libres en el mes de junio. Los más pequeños, alumnos de infantil y primaria, comienzan un nuevo curso escolar. Tan sólo en la ciudad del Vero, cerca de 1.800 niños finalizan este martes sus vacaciones para incorporarse a las aulas de los cinco colegios de Barbastro.

Carteras, lapiceros, pinturas, libros, cuadernos y todo tipo de material escolar será, a partir de este miércoles, compañero de viaje de los más pequeños durante este curso 2003/2004. Un curso que se afronta, desde los cinco colegios de infantil y primaria de la ciudad con mucha ilusión y nuevas ofertas. En total son cerca de 1.800 los niños que volverán a sus aulas, siendo los colegios públicos Pedro I y La Merced los que mayor número acogen con 390 y 377 respectivamente. El Colegio Público Alto Aragón contará con 360 escolares mientras que San José de Calasanz y San Vicente tendrán 300 alumnos cada uno. A ellos hay que sumar todos aquellos que surjan de las diferentes comisiones de escolariazación que deben celebrarse.

Sin novedades y con algún alumno más que en el curso anterior, el Colegio Público de la Merced espera con ilusión ese primer día de clase en el que algunos se reencontrarán con sus viejos amigos y otros conocerán a los nuevos, lo que resulta muy emotivo para el director de este centro, Julián Pons.

El Colegio Público Pedro I también sigue la tónica de otros años, con un profesorado estable que no presenta novedades e intentando, según apunta su director, Francisco Durán, ?responder a la confianza que los padres han depositado en nosotros?. Durán recuerda las necesidades de reformas a las que se enfrenta el centro, un antiguo instituto que no ha sido totalmente adaptado a las peculiaridades de la enseñanza infantil.

Y para que los niños vuelvan este miércoles al colegio, los profesores llevan varios días trabajando en la preparación de este nuevo curso. Un año que desde el colegio privado más antiguo de la comunidad escolapia, San José de Calasanz, con más de 300 años de solera, se afronta con ilusión, alegría y expectativas, señala José Pablo Pena.

Una opinión compartida por la directora del colegio San Vicente, Cecilia Martínez. Entre las reformas que afronta este centro, destaca la creación de un aula de sicomotricidad en la que poder llevar a cabo las actividades programadas.

Por último, el Colegio Público Alto Aragón, también se encuentra ante una situación de normalidad. Este centro es el encargado de acoger a los alumnos procedentes de diversas localidades de la comarca lo que, en anteriores ocasiones ha generado algunos problemas en lo que respecta al transporte escolar. Sin embargo, su director, Joaquín Tena, asegura que este año no ha habido problemas en este sentido manteniendo las líneas abiertas el pasado curso e incorporando una procedente de Barbuñales.

Comentarios