UAGA-COAG participa activamente en las movilizaciones en Cancún

2003091111 movilizacion cancun.jpg

Miles de campesinos de todo el mundo se han manifestado en Cancún (Méjico) por el derecho a producir alimentos de calidad, tanto para abastecer a su propia poblaciones como para exportar a otros países, reivindicando para ello la Soberanía Alimentaria, o lo que es lo mismo, el derecho a que cada país elabore, y desarrolle su propia política agraria, para a partir de allí poder llegar a acuerdos de ámbito supranacional.

Evidentemente, la OMC en sus actuales términos no es el organismo que pueda garantizar dichos aspectos. De ahí la protesta de carácter multitudinario, reivindicativo y festivo de los miles de agricultores que partiendo de la Casa de la Cultura de la ciudad de Cancún se han dirigido al Centro de Convenciones.

Las reivindicaciones expresadas en esta manifestación ponen en entre dicho tanto las políticas de subvenciones a los agricultores de los países desarrollados, que chocan fundamentalmente con la situación de desamparo de los campesinos de la mayoría de los países en vías de desarrollo, así como el poder absoluto que la OMC otorga a las grandes multinacionales del comercio agrícola. Recordemos que son ellas, en definitiva, las que fijan el precio, de los productos agrarios que en todos los países del mundo son inferiores a los costes de producción, ya se trate de café, maíz, cereales, soja, etc. Tanto es así como que aunque solamente es el 10% de la producción mundial de alimentos la que se comercializa a nivel internacional, y que es en 14 países, precisamente los más industrializados, donde se concentra el 74% de esa comercialización.

UAGA-COAG que ha participado activamente en esta manifestación y en otras muchas actividades vinculadas al desarrollo de las sesiones de trabajo de la OMC, confía en que estas movilizaciones muevan a la sensatez a los gobiernos responsables de los diseños actuales de las políticas agrarias y espera que el Ministro de Agricultura este a la altura de las circunstancias.

Comentarios