Un poco de sentido común

Luis Abadías

Las estadísticas de tráfico de los accidentes en lo que llevamos de año en la provincia de Huesca vuelven a ser demoledoras con un aumento considerable de siniestros. Y lo peor es que al escuchar este tipo de noticias no nos alarmamos en la medida que deberíamos hacerlo ya que cada vez el número de víctimas mortales es mayor y los heridos, que luego necesitan una recuperación, también.

El año pasado 66 personas fallecieron en las carreteras altoaragonesas y 1.060 resultaron heridas. Este año vamos camino de superar esas cifras con creces. Además, las causas de los accidentes revelan que en la mayoría el fallo es humano y no del vehículo o la carretera, que también tienen su parte de culpa.

Hablar de soluciones es complicado. Cada vez los coches corren más y cada vez tenemos más prisa por llegar al destino. ¿Pero, nos hemos parado a pensar en las consecuencias de un accidente?. En primer lugar los muertos o heridos que se producen. Luego la movilización de personas de Guardia Civil, Protección Civil, Ambulancias, Bomberos etc... A todo ello hay que unir la hospitalización y la recuperación de los heridos, que en muchos casos ya no es total, por no hablar de consecuencias mayores de invalidez que necesitan una ayuda continuada durante el resto de sus vidas.

Dinero que nos podríamos ahorrar y situaciones, con familias destrozadas, que se evitarían si nos paráramos a pensar que un vehículo no es juguete y que las vidas de muchas personas están juego cuando salimos a la carretera.

Lamentablemente, cada día seguiremos escuchando en los informativos que hoy han fallecido en accidentes de tráfico.......

Comentarios