La Parroquia de San Lorenzo solicita ayuda para acabar sus obras

A punto de concluir la rehabilitación completa de la Basílica, se considera el momento oportuno para complementar el trabajo de la fachada y la torre, con la elaboración de dos estatuas y la restauración del órgano, proyectos estos que deberían financiarse con aportaciones privadas.

La restauración de la Basílica de San Lorenzo se planteó en cuatro etapas. La primera fase, referida a las cubiertas y columnas y la segunda; iluminación, vidrieras, bancos y retablo de San Bernardo, están terminadas por completo y pagadas. Ahora sólo faltan algunos detalles de la tercera y cuarta fase para acabar de embellecer la parroquia.

Mientras se realizaban las obras de la primera y segunda fase, la parroquia entregó a la Consejería de Cultura del Gobierno de Aragón una memoria valorada de la restauración de las fachadas y torre y el ayuntamiento de Huesca decidió afrontar los pagos correspondientes al proyecto y a la dirección de obra de esta tercera fase.

Según estiman los técnicos, las obras estarán totalmente concluidas en el mes de octubre y servirán para unos 400 o 500 años, gracias a estructuras como la que se ha colocado para evitar que palomas y cigüeñas deterioren la piedra.

De la cuarta fase están totalmente acabadas y pagadas las obras correspondientes al retablo mayor y la sacristía. Quedan pendientes la realización de dos estatuas para la fachada y la restauración del órgano, cuya realización no se puedo incluir en el proyecto por razones presupuestarias y de tiempo.

Desde la parroquia consideran que éste es el momento oportuno para realizar las estatuas, ya que cuentan con el taller de cantería y los medios técnicos necesarios para que se pudieran hacer al menor costo (de 8 a 10 millones de pesetas). Por todo ello, están haciendo gestiones para conseguir la financiación.

Para que la restauración de la Basílica quede sustancialmente completa la parroquia está trabajando también para conseguir la restauración del órgano, que puede ascender a 60 millones de pesetas (360.000 ?). Si bien la caja barroca del S. XVIII se conserva en buen estado, el estado de los diferentes registros es bastante deficiente.

Sin perjuicio de que puedan seguir recibiendo ayudas de entidades públicas, la parroquia entiende que la financiación de estos elementos ha de pagarse con financiación privada (como se hizo con la totalidad del costo de las obras segunda fase), ya que, a su parecer, las entidades públicas han hecho un esfuerzo económico muy importante en las obras realizadas hasta la fecha.

Por todo ello, la parroquia a la vez que trabaja para conseguir financiación de entidades privadas, ha hecho un llamamiento a los feligreses y devotos de San Lorenzo para que sigan aportando sus donativos y puedan así concluir felizmente la restauración completa de un edificio emblemático para Huesca, la Basílica de San Lorenzo.

Comentarios