Metódico y trabajador

Luis Abadías

Hablar de Eliseo Martín durante estos días es algo habitual en cualquier tertulia de bar, en plena calle, en el ascensor e incluso con los vecinos. Es el protagonista de una gesta que es difícil de evaluar para quien no está metido en el mundo del deporte, pero que es algo histórico y que quedará escrito en los anales del atletismo mundial. Por primera vez ha sido capaz de meterse en el podio junto a los africanos, que han sido los grandes dominadores de esta prueba de los 3.000 metros obstáculos.

Es un éxito sin precedentes y que demuestra que con trabajo, esfuerzo y humildad se pueden conseguir muchas cosas. El otro día le preguntaba un compañero de los medios de comunicación a Eliseo que si se había sentido como segundo plato durante tantos años a pesar de haber estado en todas las finales de las grandes competiciones desde 1998. En ese momento me vino a la mente Fernando Escartín, al que le sucedió algo parecido hasta que ganó la etapa del Tour de Francia.

En ese momento, como le ha pasado en esta ocasión a Eliseo, pasa a ser portada nacional y requerido por todas las emisoras de radio y televisión para ser entrevistado. Es el gran momento de su vida en el que se demuestra que muchas veces los medios de comunicación llegamos a ser injustos con los deportistas, como la ha sucedido a Escartín y a Eliseo durante mucho tiempo.

Ahora, por fin, se reconoce su esfuerzo y sacrificio después de varios años estando en el máximo nivel del atletismo mundial. Él, metódico y trabajador, ha sido prudente y generoso con quienes le han ignorado durante tanto tiempo y se ha mostrado cordial y agradecido con los que le hemos seguido desde el principio de su carrera.

Eliseo es mucho Eliseo, como le reconocen todos sus vecinos de Monzón. Con su medalla en el bolsillo volverá a ser el de siempre y eso es lo más nos alegra de este altoaragonés que ha hecho sonar con más fuerza que nunca el nombre de Monzón y Huesca en todo el mundo, hasta en Qatar.

Comentarios