Los cérvidos de Lacuniacha están terminando la época del "desmogue".

En esta estación del año se está produciendo el "desmogue" hecho que consiste en la caída de la cornamenta de los cérvidos adultos para ser sustituida por otra nueva, creciendo en tamaño y puntas según la edad, la alimentación y el status social, los ciervos y gamos de Lacuniacha están terminado este proceso.

A diferencia de los cuernos de otras especies como vacas o cabras, la cornamenta de los cérvidos ,que en los ciervos puede llegar a pesar quince kilogramos, se cae cada año.

La cornamenta de un ciervo adulto puede presentar de doce a catorce puntas o candiles, llegando en casos excepcionales a veinte. La cuerna se fabrica desde la base o roseta y va creciendo de forma apreciable incluso a simple vista, de cinco a seis centímetros al día.

Inicialmente va recubierta de un terciopelo o correal que soporta los vasos sanguíneos que son los que van aportando los distintos materiales que se van osificando. El color del correal varía con las especies y es marrón oscuro en el caso de los ciervos, corzos y renos y blanco en el caso de los gamos. Cuando la cuerna ha terminado de crecer, este correal se seca y se desprende, este proceso se llama escodadura o desmogue y cada especie tiene su forma particular de hacerlo.

Así como los gamos dejan prácticamente que caigan sus girones ensangrentados, los ciervos tienden a restregar sus astas con los árboles, en este caso la sangre unida a los pigmentos naturales de la corteza de los árboles tiñen la cuerna de un color que varía en cada zona según los tipos de árboles más abundantes.

Los ciervos y gamos más adultos de Lacuniacha están terminando este proceso, los más jóvenes todavía tienen que escodar, ya que dentro de una población, los individuos más viejos desarrollan, escodan y tiran antes la cuerna, los corzos sin embargo ya desmogaron en primavera, pues sus ciclos son distintos.

Las cuernas ya están listas para las peleas del celo que se avecina.

Comentarios