ASAJA Aragón habla de daños generalizados en agricultura y ganadería por la ola de calor

2003082929 maiz.jpg

ASAJA Aragón ha elaborado un informe con los daños en producciones y sectores ganaderos por la ola de calor de estos meses de verano. El presidente nacional, Pedro Barato, ha entregado al ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, las peticiones de esta organización agraria.

Los daños están siendo generalizados tanto en agricultura como en ganadería. En los cultivos de herbáceos de regadío se ha producido un adelanto de la maduración, como en el caso del maíz. Este cultivo normalmente se deja de regar a primeros del mes de septiembre y se puede estimar que la maduración se ha adelantado 15 días. Esto supone un perjuicio en las cosechas ya que el grano no se ha desarrollado del todo suponiendo pérdidas en cosecha del 10%.

Leñosos

Frutos secos: en Aragón se cuenta con una superficie de 68.000 hectáreas a razón de 170 almendros/ha..

Se estima que la mortandad de árboles asciende al 10% que valorados a 50? supone 57,8 millones de euros. La merma de la cosecha se estima que alcance el 25% que económicamente asciende a 10 millones de euros.

Fruta dulce: Los daños en la fruta dulce se han generalizado en aquellas especies que en el comienzo del verano no habían sido recogidas como pera, manzana y variedades de frutales de hueso más tardías.

Las altas temperaturas han influido en el menor desarrollo de la fruta con la consiguiente merma en producción y en calidad ya que la fruta deja de ser comercial para su comercialización en fresco. A esto hay que añadirle la influencia de las plagas y la inactividad de los tratamientos frente a las mismas ya que estos tratamientos por encima de 25º son inactivos.

Los daños pueden ascender en Aragón, atendiendo a los argumentos que se han indicado, a 60 millones de euros.

Ganaderías

En la ganadería la ola de calor tan prolongada ha afectado a todo los tipos de ganaderías independientemente del sistema de manejo y de la especie.

De forma general ha influido en un menor rendimiento porque el metabolismo de los animales les exige un mayor gasto de energía para mantener su propia temperatura corporal, lo que encarece la manutención; la falta de apetito es otra consecuencia de las altas temperaturas lo que se traduce en un retraso en los márgenes de crecimiento de las distintas especies; en cuanto al manejo, cuestiones como la inseminación, abortos, pérdidas por muertes prematuras o en partos añaden pérdidas a los resultados económicos de una explotación

En el ovino la escasez de pastos y de alimentación a diente, proliferación de enfermedades (pasterelosis) provocando que aumente el índice de mortalidad sobre todo en rebaños con partos en junio. La valoración económica se puede cuantificar en 5,5 millones de euros.

En las vacas nodrizas han existido daños, ya que en ocasiones han muerto vacas en los puertos de montaña por las elevadas temperaturas y la escasez de los puntos de agua así como terneros jóvenes o recién nacidos. Atendiendo que en Aragón existen 30.000 vacas nodrizas en 1200 explotaciones las pérdidas se pueden cuantificar en 1,5 millones de euros.

Vacuno de leche: en este tipo de ganadería ha influido en una disminución de la producción de leche por vaca y día, cuantificada aproximadamente en 4 litros lo que supone un 15% menos de producción. En Aragón existe un censo de 15.000 vacas de ordeño y los daños en este periodo estival ascienden a 2 millones de euros.

Pollos: las granjas en Aragón en general tiene una elevada tecnificación para el control del microclima de las granjas. Pero en este verano los sistemas no han sido capaces de disminuir las temperaturas lo necesario ocasionando numerosas bajas de pollos así como un aumento en los gastos de alimentación.

Las pérdidas ocasionadas por las altas temperaturas asciende 3 millones de euros

Conejos: ha disminuido la prolificidad y la fertilidad de las madres lo que supone menor número de gazapos por hembra. Esto se puede calcular en una disminución de la producción en torno al 15% suponiendo unos perjuicios que se elevan a 2,5 millones de euros.

Porcino: en el porcino ha afectado de dos maneras en función de la especialización de la explotación.

En el cebo: han aumentado los costos de alojamiento y por otro lado los animales sacrificados no alcanzaban los pesos deseados lo que supone unas pérdidas del 10% que teniendo en cuenta que Aragón existen 2,5 millones de plazas los daños e pueden evaluar en 12,5 millones de euros.

En las producciones de cerdas de maternidad las altas temperaturas han supuesto una merma en la producción de lechones ya que ha aumentado el índice de mortalidad estimándose en un 10% , si en Aragón contamos con un censo de 2.000.000 de unidades supone unos perjuicios que se elevan a 12,35 millones de Euros.

Comentarios