Se acercará un sistema de defensa de los consumidores a las localidades que carezcan de oficina municipal

El Gobierno de Aragón, a propuesta del Departamento de Salud y Consumo, ha aprobado la firma de un convenio de colaboración con la Federación Aragonesa de Municipios y Provincias (FAMP) por valor de casi 30.000 euros para fomentar e impulsar el desarrollo de las Oficinas Comarcales de Información al Consumidor.

Asimismo, el acuerdo contempla la creación en el seno de la FAMP y en colaboración con los ayuntamientos y diputaciones provinciales de un sistema de atención al consumidor dirigido a aquellos municipios que, con menos de 5.000 habitantes, carecen de Oficinas Municipales de Atención al Consumidor de cara a garantizar un servicio público mínimo en materia de defensa del consumidor y usuario.

Gracias a este sistema se podrá prestar a los ciudadanos, entre otros, servicios como la gestión de mediación, el asesoramiento previo a la compra de productos o contratación de distintos servicios, facilitar contactos de otros centros u organismos relacionados con el consumo, proporcionar a los ayuntamientos la relación de productos o servicios que están prohibidos por su riesgo o peligrosidad, y recoger todas las denuncias y reclamaciones que pudieran presentar los consumidores en estos municipios.

También en este terreno, el Gobierno de Aragón ha dado el visto bueno al acuerdo entre el Departamento de Salud y Consumo con la Asociación de Impositores de Bancos y Cajas de Ahorro de Aragón (AICAR-ADICAE) para promover la formación e información de los jóvenes consumidores y usuarios aragoneses en materia de seguridad de los productos. El acuerdo, por valor de algo más de 12.400 euros, se concretará en el análisis de aquellos productos dirigidos a los jóvenes que puedan presentar mayor riesgo tanto para su salud como para su economía. El proyecto cuenta con una financiación idéntica por parte de la Comisión Europea.

Comentarios