Tres mil metros cuadrados de ferias

Por la tarde, por la noche, de madrugada...cualquier momento es bueno para disfrutar de las más de 30 atracciones que han llegado a Huesca por San Lorenzo. Indicado para todas las edades, una visita al recinto ferial promete la diversión de grandes y pequeños.

En torno a setenta feriantes de diferentes lugares de España se reparten este año en cerca de tres mil metros cuadrados, en el recinto de avenida de Monegros. Para todos ellos no hay horario de cierre. Las primeras atracciones suelen abrir sobre las seis de la tarde, aunque no es hasta las nueve, momento en que terminan los toros, cuando las ferias reciben un mayor número de visitantes. Y es que la gente prefiere ir a las ferias cuando refresca, aunque para los niños cualquier hora es buena para disfrutar de alguna de las atracciones que se han instalado este año. Las horas nocturnas son las de mayor público juvenil, cuando los jóvenes recorren cada atracción buscando la diversión..

A los tradicionales autos de choque, las camas elásticas, las norias, los caballitos y al tren chispita, se añaden ahora atracciones como los Toritos Locos, que hacen las delicias de los más pequeños. Los mayores, por su parte, pueden divertirse haciendo subir la adrenalina en el Joker, el dragón, el saltamontes. Sin olvidar tampoco las tómbolas, bingos, garitas de tiro, churrerías y otras casetas de juegos.

La media del precio es de 2 euros, aunque hay atracciones que llegan a los 4 euros, por lo que podemos deducir que la llegada del euro influyó en los precios de las ferias. El día 16 los niños podrán disfrutar de las ferias a precios populares, por lo que se espera que durante la jornada exista una invasión infantil en todo el recinto.

Comentarios